Lo que el reciente éxito de el “Programa de Denunciantes” de la SEC significa para las empresas

Desde la aprobación de la ley Dodd-Frank en 2010, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) ha experimentado un creciente éxito con su programa de premios a los denunciantes con un pago hasta la fecha de más de $ 50 millones.

Esto representa un reto para las empresas. Los incentivos financieros, junto con fuertes medidas de protección jurídica para los denunciantes, han animado a más empleados a abastecer a la SEC con información sobre la mala conducta de las empresas. Este grupo de “consultores” puede incluso incluir a los propios oficiales de cumplimiento de la empresa y el departamento legal. Además, estos procedimientos son muy complejos, y las empresas deben decidir sobre el curso de acción correcto mientras se enfrenta a plazos de presentación de informes apretados.

En el pasado, los empleados de las empresas tenían pocos incentivos y tomaron muchos riesgos cuando se atrevieron a dar el paso de informar sobre posibles violaciones o fraudes en su empresa. A juzgar por un incremento en las denuncias de 334 en 2011 a más de 3.400 en el 2014, el programa de premios ha cambiado todo eso. Según la SEC, un denunciante puede tener la esperanza de ganar un premio de entre 10 y 30 por ciento de los fondos recuperados por alguna confidencia calificada que conduzca a una acción exitosa que recupere más de $ 1,000,000 en multas. En 2014, la SEC anunció su mayor premio jamás visto que fue de más de $ 30 millones.

Las empresas han tenido que adaptarse a un mayor escrutinio, sobre todo desde el interior. Esto se complica por el hecho de que los mismos oficiales de cumplimiento que se encargan de garantizar que las empresas no rompan las reglas pueden tener derecho a premios en algunos casos.

Algunos empleados pueden optar por eludir los canales regulares de cumplimiento corporativo y dirigirse directamente a la SEC con acusaciones de mala conducta o de supervisión que podrían haber sido manejados internamente en el pasado. (La SEC afirma que la intención del programa es animar a las personas a trabajar con el programa de cumplimiento de la propia empresa, y tiene en cuenta si la mala conducta fue reportada primero a la empresa). La SEC también ha dado a conocer su intención de revisar los casos de represalias más agresivamente.

La SEC ha declarado que los directores deben verse a sí mismos como guardianes de sus accionistas. En este entorno actual, las empresas deberían haber establecido procedimientos que permitan a los empleados presentar denuncias sin dificultad y temor a represalias. De hecho, los acuerdos de confidencialidad actual (en particular las políticas anti-represalia) deben ser revisados.

Las empresas también deben comprometerse a comprobar sistemáticamente las denuncias y revisarlas de manera oportuna.

Ponte en contacto con nuestros expertos en Estados Unidos

Suscríbete a los eAlerts de TMF Group para recibir las últimas noticias