Financiación DIP: porqué es una opción importante para la recuperación judicial de las empresas en Brasil

Si se comparan las prácticas adoptadas en mercados más maduros – como los Estados Unidos – a los adoptados localmente, la recuperación judicial en Brasil sigue siendo un proceso muy lento.

La ley de bancarrota y reorganización del 2005 sigue siendo relativamente reciente y no proporciona una protección legal suficiente, no sólo a los acreedores, sino también a los deudores. En la práctica, se enfrentan a un proceso ineficiente que reduce las posibilidades reales de las empresas para recuperarse, y simplemente pospone los pagos, obstaculizando tanto la generación de flujos de efectivo, como el recibo de deudas pendientes por los acreedores.

Se necesitan aclaraciones adicionales

Hay consenso entre los participantes en el mercado y las empresas de que algunos procedimientos jurídicos utilizados en la recuperación judicial deben ser diseminados y aclarados por el poder judicial para asegurar una mayor seguridad jurídica. También son unánimes al decir que otros procesos, como la comunicación entre los acreedores y las empresas, necesitan ser modernizados. Actualmente esta comunicación se lleva a cabo a través de un aviso público y, en el caso de la toma de decisiones por los acreedores, el proceso se lleva a cabo en una reunión presencial, lo que hace que el proceso sea extremadamente lento.

Con el objetivo de modernizar los procesos y asegurar una mayor seguridad jurídica a las compañías del mercado, el Ministerio de Hacienda, dirigido por el Ministro Henrique Meirelles, anunció que traerá al Congreso Nacional muchos cambios en la Ley de Quiebras y Reorganización. Los cambios propuestos apuntan, entre otros aspectos, a impulsar y promover el uso del financiamiento DIP.

Una opción importante

El financiamiento DIP (deudor en posesión) es un nuevo financiamiento para empresas en recuperación judicial, por ejemplo, empresas que han aprobado un plan, o están discutiendo un plan con sus acreedores para el pago de sus deudas pendientes. Su objetivo principal es compensar la falta de dinero en efectivo para gastos operativos como el pago de proveedores, salarios, gastos administrativos, etc. En este sentido, el financiamiento DIP asegura que la compañía continúe generando efectivo para mantener su operación y pagar a todos los demás acreedores, asegurando las condiciones necesarias para cumplir con el plan de recuperación. Debido a sus características, este tipo de financiamiento debe tener prioridad sobre el pago de los demás créditos del plan de recuperación y debe compartir las garantías en igualdad de condiciones con otros acreedores en las mismas circunstancias.

Aunque la Ley de Bancarrota y Reorganización del 2005 ya considera el financiamiento del DIP como una opción para el nuevo financiamiento en Brasil, algunas de los asuntos descritos a continuación impiden un uso amplio por parte de las empresas que experimentan dificultades financieras, que incluyen:

  1. La demora de la compañía en entrar en el proceso de recuperación judicial, que deteriora la capacidad de la compañía para cumplir sus compromisos a gran escala, incluso después de la aprobación del plan
  2. La falta de precedentes y difusión en los tribunales brasileños sobre el proceso, creándole a los acreedores incertidumbre en el ejercicio de su prioridad de recepción y garantías
  3. Demora en la aprobación de las nuevas condiciones de financiamiento, así como el intercambio de las garantías por los acreedores actuales
  4. Debido al estado de crédito actual de la compañía, los acreedores deben pagar no sólo el costo de los fondos prestados, sino también los gastos como resultado del crédito en su hoja de balance.

Revisión de la ley de quiebras y reorganización

Motivados no sólo por los asuntos descritos anteriormente, sino también por otras preocupaciones planteadas en los debates con las empresas, la comunidad jurídica, los bancos y otros envueltos en la revisión de la Ley de Quiebras y Reorganización, el Ministro Henrique Meirelles presentará un texto revisado al Congreso Nacional con los siguientes objetivos:

  1. Proporcionar seguridad jurídica al nuevo financiamiento de los acreedores existentes y de los nuevos acreedores
  2. Reducir el período de aprobación para el financiamiento DIP
  3. Asegurar la prioridad de los nuevos fondos para difundir la práctica en el mercado.

El texto aún no se ha presentado oficialmente al Congreso Nacional, pero ya está generando grandes expectativas entre las empresas y los financieros, ya que es crucial para las empresas en situaciones de recuperación. Aunque asuntos como la aprobación del propio plan de recuperación, con la extensión de la deuda existente, la venta de activos y/o incluso el recorte son muy importantes para que las empresas generen condiciones para su existencia, el nuevo crédito es esencial para mantener un flujo de producción de la compañía y proporcionar condiciones para la generación de nuevos ingresos.

Nuestra visión

La opinión de TMF Brasil es que estas mejoras, si son aceptadas por los acreedores, tienden a hacer planes de recuperación judicial más exitosos para ambas partes (deudores y acreedores), proporcionando al mercado brasileño casos de recuperación judicial con éxito. Sin embargo, creemos que los acreedores, empresas y asesores jurídicos necesitarán el tiempo y la experiencia necesaria para comprender todos los beneficios de utilizar el financiamiento DIP en los planes de reestructuración de deudas en general.

Contáctenos

Podemos ayudar a nuestros clientes a aprovechar al máximo el financiamiento DIP; en el momento de las transacciones que incluyan la contratación de un agente independiente, al comienzo de la preparación del plan de reestructuración de la deuda, garantizando su aplicabilidad real día a día.

¿Necesita más información? Contáctenos hoy mismo para obtener más información sobre el financiamiento DIP y cómo solicitar las transacciones de reestructuración.

Conozca cómo adaptarse con éxito a las reglas y regulaciones extranjeras.