Titularización de cuentas por cobrar como una alternativa para mejorar el flujo de efectivo, mitigación de riesgos y ganancia de impuestos

Debido a la situación económica actual en Brasil, las empresas, motivada por el crédito elevado o incluso la falta de crédito, están buscando cada vez más alternativas para mejorar su flujo de efectivo. Una de estas alternativas puede ser la titularización de cuentas por cobrar, un proceso relativamente nuevo en el país, pero que ya tiene un mercado muy preciso.

Vendedores

A pesar de que es una práctica en crecimiento, vemos que la titularización de cuentas por cobrar todavía está siendo utilizada por pocas empresas, generalmente aquellas en el sector financiero. A través de este proceso, las instituciones financieras buscan principalmente mitigar el riesgo de sus carteras ajustando sus balances de acuerdo con el índice Base AML, reduciendo las cuentas por cobrar dudosas -las denominadas amortizaciones- y haciéndolas deducibles de impuesto y la contribución social.

Además, la práctica aún puede conducir a una reducción en los esfuerzos para cobrar los créditos morosos, que a menudo son costosos y hacen que la empresa se aparte del enfoque en el negocio.

Frente a la serie de ventajas que la titularización de cuentas por cobrar puede proporcionar, son las entidades las que generalmente necesitan crédito y mejoras en el flujo de efectivo, y no tienen estructuras financieras y de planificación fiscal permanentes, las que deben prepararse para el uso de dicha alternativa a través de la asignación de sus cuentas por cobrar.

Sin embargo, la preparación para la asignación de créditos requiere que las empresas estén conscientes de sus carteras para obtener mejores precios. Además, la empresa debe promover la conciliación contable, tributaria y tecnológica (para grandes volúmenes) antes de comercializar sus activos. Todas las empresas, independientemente de su tamaño y estructura, deberían tener la oportunidad de reducir sus operaciones financieras, creando estructuras para participar en este segmento.

Compradores

Por otro lado, están los inversionistas que, además de pagar su capital con tasas compatibles con el riesgo comercial, requieren un mejor desempeño en los costos de sus estructuras. Tradicionalmente, en Brasil, los Fondos de Inversión de Derechos de Crédito (FIDC) se han utilizado como vehículos para esta operación. Este tipo de fondo presenta impuestos solo sobre la amortización de cuotas.

Los inversionistas, sin embargo, raramente consideran la alternativa de usar una compañía de bursatilización, excepto en bienes raíces y agro-negocios, cuyos títulos de deuda, Certificados de Deudores Inmobiliarios (CRI) y Certificados de Créditos Agroindustriales (CRA) ya están maduros. Esto se debe a que las empresas de titularización, de acuerdo con la legislación tributaria, están sujetas a todos los impuestos directos e indirectos. Sin embargo, también de acuerdo con la ley, es posible deducir el interés de estos impuestos.

Si la entidad, al planificar sus cuentas por cobrar, coloca los intereses de las carteras titularizadas en sus activos con los intereses sobre los títulos de deuda emitidos por ella en sus pasivos, dicho interés puede deducirse de todos los impuestos, haciendo que la alternativa de la compañía de titularización sea muy atractiva desde el punto de vista de los impuestos. Obligaciones, que remuneran a los inversionistas, son un ejemplo de este tipo de seguridad de deuda a la que se aplica esta legislación.

Otro aspecto es el hecho de que dicha entidad puede estar aislada del inversionista a través de accionistas sin los propietarios beneficiarios. Esto hace que la estructura sea más económica y más eficiente que el FIDC. Según lo exija la agencia reguladora, el Fondo debe cumplir una serie de requisitos.

En general, estos requisitos lo hacen más costoso que la empresa de titularización, cuyos costos de administración no varían de acuerdo con el tamaño de la operación, lo que generalmente ocurre con el FIDC.

Una buena opción para todos las partes

La titularización es un segmento que puede ayudar a los vendedores y compradores de cuentas por cobrar a alcanzar sus diferentes objetivos y ambos se benefician del proceso. La práctica puede ser beneficiosa para todas las partes involucradas al mejorar el flujo de efectivo por un lado, a la vez que se mitigan los riesgos y se fomentan los beneficios tributarios por el otro.

Sin embargo, esto requiere excelencia al planificar la operación. Esto se puede obtener con el apoyo de consultores especializados, experimentados e independientes. TMF Group está preparado para ayudar a los clientes a llegar a acuerdos favorables. Contáctenos para obtener más información sobre el uso de la titularización de cuentas por cobrar y cómo puede optimizar el flujo de efectivo de su empresa.

¿Interesado en saber más? Haga una consulta.