Las Zonas Francas del Uruguay: un gran impulso para la inversión

Al pensar en un nuevo destino para operar, las empresas continúan eligiendo áreas como las zonas francas, que tienen alto potencial de crecimiento.

Uruguay está categorizado como un buen destino de inversión en los principales ránquines elaborados por instituciones globales, principalmente por su amplia libertad económica y financiera, la estabilidad política, jurídica y social, la solidez macroeconómica, y la transparencia de un gobierno abierto y acceso universal a la información. Por otro lado, Uruguay es la puerta de entrada al Mercosur, permitiendo acceso a un mercado de más de 270 millones de personas; posicionándose como un hub logístico regional.

En 2015, el Índice Global de Complejidad realizado por TMF Group clasificó a Uruguay como la jurisdicción más simple para hacer negocios en Latinoamérica; en 2017, el Índice de Complejidad Financiera, también desarrollado por TMF Group, el país clasificó como uno de los menos complejos de la región latinoamericana en términos de contabilidad y cumplimiento tributario. En base a ello, es posible afirmar que Uruguay es un claro ejemplo de cómo una política sostenida sin cambios abruptos crea ambientes propicios para inversionistas, y genera confianza en el clima de negocios.

Este atractivo que presenta el país para las empresas que buscan expandirse o piensan invertir más allá de sus fronteras, es el motivo por el cuál  Uruguay siempre apunta a políticas de desarrollo de negocios que generen empleo y promueven la inversión.

Dentro de los principales regímenes de incentivos disponibles se encuentran los previstos por las
Zonas Francas, áreas de negocios que impulsan la inversión, las exportaciones, el empleo y la integración económica internacional y que brinda un marco ideal para instalar centros de distribución para, por ejemplo, abastecer de mercadería a las ciudades de la región.

Características principales de las Zonas Francas

Las Zonas Francas (ZZ.FF.) son áreas determinadas del territorio nacional, de propiedad pública o privada, cuya finalidad es el desarrollo de actividades industriales, comerciales o de servicios, mediante un régimen de exoneración tributaria. Asimismo, es importante destacar que las ZZ.FF. tienen reconocimiento de rango legal ya que su marco legal está regido por la Ley Nº 15.921.

En la actualidad, existen 12 Zonas Francas que están concentradas en la zona sur-oeste, en las áreas de Montevideo, Canelones, Florida, San José, Colonia y Río Negro.

Las primeras ZZ.FF. del país se desarrollaron cómo polos logísticos, pero con el transcurso de los años surgieron otras que comenzaron a prestar servicios hacia el extranjero y hacia Uruguay - como es el caso de las actividades administrativas tercerizadas, call centers y desarrollo de software, entre otros. En la actualidad, se desarrollan una amplia diversidad de actividades en estas zonas, y hay un alto potencial de crecimiento.  De acuerdo a sus características, las ZZ.FF. se pueden clasificar en cuatro tipos:

  • Industriales;
  • Comerciales y de logística; 
  • Servicios Globales; y
  • Mixtas.

Como principales beneficios de la Ley de Zonas Francas se pueden destacar:

  • La exoneración tributaria;
  • La seguridad jurídica;
  • La libre entrada y salida de bienes y servicios;
  • La libre circulación de divisas;
  • Los costos competitivos internacionalmente de las telecomunicaciones y otros servicios, etc.

Las Zonas Francas representan una excelente opción para las compañías que buscan instalarse o expandir sus negocios en Uruguay, ya que son una parte fundamental de las políticas de desarrollo de negocios del país, generando empleo y promoviendo la inversión.

Si desea saber más sobre los beneficios y oportunidades de negocio que ofrecen las Zonas Francas, contacte a nuestros expertos en Uruguay para más información. 

Female contact image
Monica  Alonso
Artículo