América Latina: una oportunidad de inversión floreciente para las compañías chinas

La relación entre América Latina y China ha evolucionado desde que la República Popular China se fundó a partir de una relación comercial basada en un intercambio más amplio de servicios, bienes e inversiones. Recientemente, creció a través de un aumento de la inversión y la financiación, así también como del comercio entre las dos áreas, forjando lazos para construir una asociación de beneficio mutuo.

El rol de China en el mundo cambió y pasó de tener un desarrollo interno a convertirse en la segunda economía más grande del mundo que está enérgicamente mirando al exterior. La relación entre China y Latinoamérica cambia en base a las políticas internas en países individuales y también por la relación de exportaciones de China y Latinoamérica con los Estados Unidos. Varios países en América Latina como Chile, Brasil, Argentina y México no solo miran al norte para comercializar sino también al este. Ello generó que el comercio entre Latinoamérica y China se dispare a casi un 2.000 % entre los años 2000 y 2014. La Inversión Extranjera Directa (IED) de China en los países latinoamericanos creció de menos de $ 1 mil millones en 2005 a más de $ 13 mil millones en la actualidad, reforzando aún más los lazos entre los bloques comerciales.

En qué quiere invertir China

China busca materias primas y Latinoamérica (como África) está abierta a comercializar. En relación a los productos agrícolas, como la soja, China está diversificando sus fuentes y Latinoamérica se beneficia de ello. Los países latinoamericanos son ricos en productos agrícolas y materias primas, por lo cual representan un mercado muy atractivo para China. Las multinacionales chinas no solo buscan materias primas sino también inversión extranjera directa en industrias, tales como hospitalidad, bienes raíces, transporte e infraestructura.

China está invirtiendo en grandes proyectos de infraestructura, como autopistas y granjas eólicas y en los sectores de transporte y energía, particularmente en Argentina. La Iniciativa del Cinturón y de la Ruta (BRI, en inglés) de China está planificando invertir $ 8 mil millones en proyectos de infraestructura a nivel global. En la reunión del Foro de China y de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en enero de 2015, el Presidente Xi anunció su compromiso de que China invierta $ 250 mil millones en la región de Latinoamérica y el Caribe entre 2015 y 2019. Asimismo, enfatizó que las prioridades para esa inversión serían energía y recursos, construcción de infraestructura, agricultura, manufactura, innovación tecnológica y científica y tecnología de la información. Adicionalmente, China ha brindado una financiación considerable en Latinoamérica mediante préstamos de más de $118 mil millones entre los años 2007 y 2014, con un 53 % de ello dirigido a Venezuela y respaldado por sus grandes reservas de petróleo como garantía.

La economía puede estar enfriándose y China invirtiendo menos en el exterior en general pero más en Latinoamérica. Por ejemplo, nueve de las 10 mayores adquisiciones en compañías de electricidad, petróleo, infraestructura o agronegocios estaban en Brasil y siete involucraban compradores chinos. Si bien China solo invierte el 5 % de su IED total en Latinoamérica (en comparación con el 12 % en los Estados unidos), no se reparte equitativamente en la región, donde Brasil es el principal beneficiario.

Los desafíos para los inversores chinos

Cuando los inversores chinos piensan comenzar una relación comercial en un país de Latinoamérica, deben comprender los desafíos que surgen de la expansión global. De acuerdo al Indice de Complejidad de Cumplimiento Corporativo, tres países latinoamericanos están entre las primeras 10 posiciones del mundo debido a la complejidad de cumplimiento. Esos países son Brasil, Argentina y Uruguay. Varios cambios de procedimiento para registrar compañías en Brasil pueden sumar complicaciones para los dueños de los negocios, además de la excesiva cantidad de regulaciones tributarias. Argentina es la jurisdicción más compleja en Las Américas desde que el gobierno implementó las nuevas y confusas regulaciones para completar documentos y presentar informes con el objetivo de simplificar la gobernanza corporativa. Uruguay implementó iniciativas regulatorias globales como la de Beneficiario Final, lo cual ha aumentado significativamente la complejidad de hacer negocios en el país. Comprender las complejidades y asociarse con expertos locales puede ayudarlo a enfrentar estos desafíos de manera efectiva.

Comprender el comercio

La guerra comercial entre China y Estados Unidos también generó que China busque otras opciones, como los mercados latinoamericanos, para el abastecimiento de materias primas y oportunidades de inversión. China está desarrollando nuevos mercados y reforzando su posición en áreas de las cuales EE.UU. se alejó. La creciente disputa entre ambos países beneficia la relación de Latinoamérica con China y sus lazos económicos.

El comercio creció en ambas direcciones, con Latinoamérica no solo exportando materias primas a China sino también importando bienes relativamente más baratos en áreas de tecnología. Los bienes manufacturados corresponden al 60 % de todas las exportaciones de China a la región.

Latinoamérica se está convirtiendo en una región más importante a nivel económico global debido a las inversiones adicionales provenientes de China. Los aumentos de capital en la región ayudarán a crear oportunidades y permitirán que los países latinoamericanos sean más ricos e inviertan más en servicios públicos.

Por otro lado, existe cierta inquietud de los países de la región sobre las asociaciones con China por el temor a ser su “propiedad colonial”. China decidió invertir en Latinoamérica de tal forma que solo beneficia algunas áreas de determinados países. Ello puede verse como un enfoque sesgado al comercio.

TMF Group

TMF Group tiene presencia en los países clave de Latinoamérica como Brasil, Argentina, México y Chile y puede asistir a las compañías chinas a ingresar o expandirse en esos mercados, y también ayudar a las compañías latinoamericanas que desean expandirse a China. Los expertos locales en cada país tienen el conocimiento para apoyar a las compañías que quieren establecer nuevas entidades, mantenerse en cumplimiento con todas las regulaciones locales y comprender el mundo de los negocios globales. Nuestros profesionales cuentan con una amplia experiencia y contactos locales para ayudarlo con sus necesidades de negocios, contabilidad, cumplimiento tributario, recursos humanos y nómina que surgen al hacer negocios alrededor del mundo. Contáctenos para mayor información.