¿Por qué el retraso de una transacción de escisión transfronteriza de más de cuatro meses conduce a una pérdida promedio del 16% del valor de la transacción?

Las escisiones transfronterizas son cada vez más comunes pero los errores que pueden evitarse fácilmente continúan causando demoras – y el tiempo realmente es dinero cuando se trata de acuerdos de larga distancia.

Las escisiones se han vuelto cada vez más populares entre los negociadores, y el volumen se ha triplicado desde 2016. Luego de la crisis ocasionada por el COVID-19, este impulso debería continuar dado que una combinación de demanda acumulada, activos en dificultades, activos no esenciales y valoraciones más bajas atraen nuevamente a la mesa de negociación a las empresas y a las firmas de capital privado que tienen mucha liquidez.

Sin embargo, un nuevo informe sobre el mercado de las escisiones transfronterizas, encomendado por TMF Group, sugiere que los negociadores podrían perder grandes cantidades de dinero debido a las demoras que podrían evitarse y un desconocimiento de los tres aspectos fundamentales de las escisiones exitosas.

En el informe elaborado por TMF Group y Mergermarket, se encuestaron a 200 ejecutivos “level C” de empresas y firmas de capital privado con sede en 29 países, que en los últimos tres años tuvieron experiencia como compradores en una escisión transfronteriza.

De acuerdo a los resultados, el 19% de las empresas y el 24% de las firmas de capital privado dicen que su transacción más reciente tomó más tiempo de lo esperado, lo cual puede causar el aumento de los costos – un promedio del 16% del valor original del acuerdo cuando el exceso en el presupuesto dura más de cuatro meses. Dado que algunas escisiones están valuadas en más de mil millones de dólares, cualquier aumento de costos debido a demoras que podrían haberse evitado no pueden pasarse por alto en acuerdos internacionales complejos.

¿Por qué sucede esto? De acuerdo a Larry Harding, Director de TMF Group en América del Norte, los ejecutivos no están teniendo en cuenta las tres claves para el éxito de una escisión: preparación, presencia local y persistencia. El incumplimiento de cualquiera de estas claves puede causar demoras, crear costos inesperados y destruir el valor de los acuerdos de largo plazo.

La falta de preparación es la punta del iceberg: el 78% de las empresas y el 64% de las firmas de capital privado dicen que las demoras al completar la transacción podrían haberse evitado con más preparación. Para estar apropiadamente preparado, necesita evaluar el escenario completo, y eso requiere una comprensión detallada del acuerdo en el contexto local.

Las demoras en los acuerdos no son un hecho

Cada proceso en una escisión transfronteriza es único para cada país. Las oficinas locales con un conocimiento jurisdiccional detallado pueden ofrecer su experiencia, para que todos sepan qué se necesita y cuándo se necesita – y preparar las bases para que suceda dentro de los plazos razonables. Sin la experiencia local, es fácil caer en los matices y sutilezas en los procesos locales, lo cual tiene un costo.

De acuerdo a la investigación, este enfoque produce resultados claros, Más de las tres cuartas partes de los encuestados con una presencia local moderada a bien establecida dicen que tienen resultados mayormente exitosos en sus transacciones. Contar con expertos locales también le ayudará a cumplir con los plazos según lo planeado y preservar el valor a largo plazo.

Para saber más, descargue nuestro informe.