Las demandas de cumplimiento aumentan para los directores de impuestos

La globalización y la tecnología han cambiado muchas funciones de finanzas al mundo de los Centros de Servicios Compartidos (CSC) y los variados sistemas de planificación de recursos empresariales (ERP). Sin embargo, el cumplimiento es el desafío constante y, más que nunca, los directores de impuestos deben mantener el control y la supervisión.

La planificación fiscal internacional ha cambiado significativamente durante los últimos 20 años, al igual que el enfoque: de soluciones creativas a gestión del riesgo.

Hemos visto la desaparición de la reconocida firma contable Andersen, hemos experimentado la crisis financiera global y, en la actualidad, los directores de impuestos deben operar en el arriesgado mundo de la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios (BEPS), los impuestos de servicios digitales, la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FATCA), la Directiva de la UE sobre los acuerdos fiscales transfronterizos (DAC6), la sustancia económica y el concepto de una tasa impositiva mínima global.

El último Índice Global de Complejidad Corporativa de TMF Group indica que veremos que el ímpetu hacia un entorno comercial global continuará después del COVID-19, con organismos internacionales que intensifican medidas para coordinar y regular el comercio y el cumplimiento.

Incluso antes del COVID-19, la mayoría de los directores de impuestos podrían haberlo hecho con más recursos. Muchos preferirían trabajar de manera más fluida con sus colegas comerciales, brindando orientación antes de las actividades en lugar de combatir incendios a su paso.

En los últimos años, la posición del director de impuestos ha sido cada vez más importante dentro de las organizaciones multinacionales, pero este cambio rara vez se ha traducido en recursos adicionales, y los directores de impuestos a menudo deben confiar en la infraestructura existente de la compañía.

Problemas tributarios para empresas multinacionales

Los directores de impuestos han tratado de distanciarse de cuestiones tales como las derivadas de la movilidad global y los gastos de los empleados, dejando esas cuestiones para las áreas de RR. HH. y finanzas. Esto sucede a pesar del riesgo cada vez mayor de que los empleados que viajan generen un Establecimiento Permanente.

También están las cuestiones y la documentación relacionadas con FATCA, informes legales, sustancia económica, BEPS y DAC6. Estos se encuentran cada vez más en manos del secretario corporativo o los departamentos legales o de cumplimiento interno. Sin embargo, muchos de estos elementos provienen o se relacionan directamente con la legislación de evasión fiscal y deben alinearse con la planificación fiscal general y los precios de transferencia de la compañía, que a menudo es relativamente fluido.

Cuando se trata de mercados emergentes y en desarrollo, como la región MEA, se han producido cambios tributarios importantes durante la última década, como la legislación de precios de transferencia y la implementación del IVA, la elaboración agresiva de redes de tratados de doble imposición, incluido el surgimiento de algunas nuevas autoridades fiscales. Si bien los directores de impuestos podrían estar más preocupados por las economías establecidas y la legislación desarrollada en lugares como Europa, no deberían pasar por alto los problemas comparativamente simplistas que están surgiendo en estas otras jurisdicciones.

Desafortunadamente, un director global de impuestos de una gran multinacional no puede estar en todas partes a la vez. Probablemente, el riesgo fue el principal impulsor para llevar toda la estrategia de planificación fiscal a la oficina central en las últimas décadas, pero en el clima actual, la microgestión de todos los aspectos que requieren la atención del director de impuestos es una tarea imposible.

Los riesgos

Incluso si asumimos que un director de impuestos puede garantizar que todos los impuestos de la compañía se calculan, archivan y pagan correctamente, que pueden mantener un diálogo proactivo y continuo con todas las autoridades fiscales en los países en los que operan y que todas sus obligaciones de informes se cumplen y se alinean a nivel local e internacional, lo cual parece una tarea titánica, incluso eso puede no ser suficiente para garantizar la seguridad.

Durante la última década, hemos visto varios ejemplos en los que las empresas multinacionales pueden estar cumpliendo las reglas en términos de planificación fiscal, pero aún se han convertido en víctimas de la prensa y la opinión pública.

Con tantas economías bloqueadas y tantos gobiernos ofreciendo exenciones de impuestos y esquemas de incentivos, pronto entraremos en un período agresivo de recaudación de impuestos. Arabia Saudita fue quizás la primera de la línea de salida con un aumento del IVA del 5% al 15% en mayo y un aumento de los derechos aduaneros. Si bien otros países pueden desviarse de los impuestos al consumo y seguir el ejemplo inicial de Alemania (reducir su tasa de IVA estándar del 19% al 16% del 1 de julio hasta finales de 2020, y la tasa reducida del 7% al 5%), es inevitable que el aumento de las tasas impositivas tendrá su papel en la recuperación de la economía mundial.

Preparación pospandemia

Los directores de impuestos deben estar bien comunicados para garantizar que todas sus oficinas locales en cada país, o los proveedores de servicios, están coordinados adecuadamente y compartiendo datos en tiempo real. Quizás ahora también sea tiempo de comenzar a dar más poder a los directores de impuestos regionales para compartir la carga de trabajo, y el riesgo.

Estos son algunos puntos que debe revisar:

  • Si está usando un CSC, cuente con una función local en cada país que pueda advertirle de antemano de los próximos cambios y obligaciones de informes locales. Los CSC necesitarán adaptarse y estar centrados en el conocimiento, en lugar de estar simplemente orientados a los procesos.
  • Si su empresa tiene cuestiones pendientes con las autoridades fiscales, soluciónelas rápidamente. No deje que se prolonguen, dado que este ha sido a menudo el camino más fácil.
  • Si su empresa utiliza proveedores de servicios externos para el cumplimiento de impuestos y las obligaciones de informes, asegúrese que están adecuadamente alineados y son consistentes en todos sus negocios.
  • Si sus clientes o proveedores son asistidos en algunos países por esquemas gubernamentales o exenciones fiscales, considere el impacto del flujo de caja en su empresa y cadenas de suministro.
  • Si sus funciones de cumplimiento de impuestos e informes son internas, asegúrese de que la información correcta sea accesible en el formato correcto en el momento correcto. La toma de decisiones rápida será necesaria en los siguientes meses.
  • Las empresas podrían necesitar evaluar sus obligaciones contractuales, sanciones financieras, tratamiento fiscal y las contingencias o disposiciones podrían necesitar reflejarse en sus cuentas.
  • Los acuerdos de préstamos deben revisarse y deben considerarse los ratios financieros – regulaciones locales, si los activos netos se convierten en activos negativos, podría ocasionar quiebras.
  • Revise sus políticas de contabilidad actuales. Ciertos eventos pueden desencadenar la necesidad de realizar ajustes tales como cambios en su cadena de suministro, o disrupciones con los clientes o proveedores, volatilidad cambiaria, evolución de las inversiones, y disminuciones en activos de planes de pensión son elementos que vale la pena considerar.
  • Manténgase actualizado sobre todos los esquemas gubernamentales y exenciones fiscales en los países en los que hace negocios, y todas las extensiones de plazos fiscales.

La planificación de recursos será clave. Con el personal y los proveedores externos trabajando desde sus casas o en situaciones poco habituales, necesita garantizar la coordinación con otras funciones corporativas adecuadas en los próximos meses.

Mientras los bloqueos por el coronavirus se flexibilizan y los mercados buscan recuperarse, los directores de impuestos necesitarán tomar algunas decisiones difíciles rápidamente para garantizar que tienen el control y pueden permanecer lo suficientemente ágiles para superar cualquier desafío a futuro.

Contacte a TMF Group

Nuestros expertos en contabilidad e impuestos ubicados en más de 80 jurisdicciones pueden ayudarle a mantenerse en cumplimiento donde usted haga negocios. Podemos brindarle servicios de informes legales y tributarios locales que funcionan sin problemas con los procesos y sistemas de su CSC, para ayudar a sus equipos a completar sus tareas.

¿Necesita más información? Contáctenos hoy.