Encontrar valor en EMEA

Timo Hirte, Director Comercial de Servicios para Fondos en TMF Group, conversó con Private Equity Wire sobre los clientes que se preparan para lanzar nuevos vehículos para fondos, principalmente fuera de Luxemburgo, para capitalizar la revolución de la energía renovable.

Cuando se trata de encontrar valor en Europa, los fondos privados tienen una gran variedad de oportunidades de inversión para considerar, dadas las diferencias jurisdiccionales, regulatorias y de mercado en los 27 estados miembros de la Unión Europea (que ahora no incluye al Reino Unido).
Para los inversores del mercado privado, una de las formas de considerar el valor es ver qué está sucediendo en el sector de las energías renovables en Europa, que está estrechamente relacionado con el Pacto Verde Europeo; una iniciativa ambiciosa que tiene como objetivo la transición de la UE a una economía baja en carbono. Uno de los objetivos centrales del pacto es lograr cero emisiones de carbono en todo el bloque para 2050 y una reducción de las emisiones del 50% al 55% para 2030.

La ambición es tal que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se refirió a ella como "el momento del hombre europeo en la luna".

Parte del plan para ayudar a la UE a cumplir con estos objetivos de reducción de emisiones de carbono, como se establece de manera más amplia en el Acuerdo de París dentro de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, fue la presentación de la Directiva sobre Energías Renovables. En resumen, esto establece un nuevo objetivo vinculante para que la UE alcance al menos el 32% de sus necesidades energéticas a partir de energías renovables para 2030.

El resultado de esto es que Europa requerirá una inversión significativa en infraestructura durante la próxima década, y podría presentar una gran cantidad de oportunidades de inversión para que los fondos de capital privado financien empresas de energía renovable.

Se espera que las inversiones globales en el sector de las energías renovables aumenten a USD 3,4 trillones para 2030, incluida una inversión estimada de USD 2,72 trillones en los sectores de energía solar y eólica, según el último análisis de investigación de Frost & Sullivan.

Estas cifras son sustanciales, pero ¿dónde podrían estar las oportunidades de inversión para los inversores?

Según un informe de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA), las soluciones de calefacción y refrigeración representan más de un tercio del potencial de energía renovable sin explotar de la UE. Sugieren que la biomasa seguirá siendo una fuente de energía renovable clave más allá de 2030, y con respecto al transporte, se necesitarán vehículos eléctricos (incluida la construcción de carreteras eléctricas) para lograr los objetivos de descarbonización a largo plazo de la UE.

En Alemania, la inversión en energía renovable se ha ralentizado debido al entorno regulatorio y las dificultades con la aprobación de la infraestructura.

“Por ejemplo, los tribunales alemanes están impidiendo la construcción de infraestructura para respaldar el movimiento de energía desde los parques eólicos offshore hacia la parte sur del país”, señala Hirte. “La gente quiere ver un mayor uso de energía renovable y reconocer la necesidad de instalar líneas de energía, pero la actitud parece ser “no en mi patio trasero, por favor hágalo en otro lado”.

“Debe haber más interacción entre los estados miembros de la UE para llevar energía renovable a las áreas donde más se necesita. Todavía hay mucho espacio para la inversión y la necesidad de inversión, y espero que los estados miembros de la UE incentiven a los inversores del mercado privado. De lo contrario, Europa no alcanzará sus objetivos del Pacto Verde”.

“Uno de mis clientes se está preparando para lanzar su próximo fondo de energía, que se retrasó a principios de año debido al COVID-19. También estamos ocupados preparando una serie de fondos de deuda de infraestructura”, dice.

A modo de ejemplo específico de un país, se está construyendo uno de los parques eólicos más grandes de Austria en Burgenland, que se espera que esté terminado a fines de 2021. Todo el parque eólico tendrá una capacidad de 143 MW y proporcionará electricidad a casi 90.000 hogares. La instalación estará dirigida por PÜSPÖK Group, una empresa familiar con sede en Burgenland.

Para destacar la demanda actual de los inversores por activos renovables, Foresight Group, un administrador independiente de inversiones en infraestructura y capital privado, realizó recientemente la segunda inversión de Foresight Energy Infrastructure Partners (FEIP), en dos parques eólicos operativos ubicados en la región de Castilla y León en España.

Esto representa la segunda adquisición de Foresight de las subsidiarias de wpd AG, uno de los principales desarrolladores y operadores de energía eólica de Europa, luego de la compra de una cartera de energía eólica alemana de 50MW en diciembre de 2018.

Richard Thompson, socio de Foresight y codirector de FEIP, dijo: "Planificamos asegurar la verificación independiente de la taxonomía de la UE para esta cartera, lo que hará una contribución visible al objetivo de la UE de balance cero para 2050".

Hirte considera que las estructuras de deuda privada seguirán siendo una tendencia de inversión clave en Europa durante los próximos años.

“Cada vez se establecen más estructuras de deuda. Es una tendencia que hemos visto en Europa durante varios años a medida que los bancos reducen sus préstamos. Los administradores de activos han intentado cerrar esa brecha de financiamiento desde la crisis financiera de 2008”.

“Asumiría que seguiremos viendo estos vehículos de deuda privada llegar al mercado”, sugiere Hirte.

Schroders acaba de recaudar 312 millones de euros para el cierre inicial de su segundo fondo de deuda de infraestructura paneuropea. Su objetivo es recaudar 750 millones de euros en total.

Schroder Aida, la subsidiaria especializada en financiamiento de infraestructura lanzada por Schroders en 2015, administra el Schroder Euro Enhanced Infrastructure Debt Fund II (Julie II). “Seguimos viendo interesantes oportunidades de inversión en el ámbito de la deuda de infraestructura con un grado de inversión inferior y esperamos desplegar este segundo lanzamiento con la misma eficacia que el primer fondo”, comentó Augustin Segard, Director de Deuda de Infraestructura y Administrador de Fondos.

Para aquellos que buscan invertir en la transición de energía renovable en Europa, Luxemburgo sigue siendo la opción jurisdiccional preferida. Un gran número de administradores de activos globales ven al Gran Ducado como su centro europeo para la distribución internacional de fondos.

“Vemos muchas casas de capital privado estadounidenses que utilizan la Sociedad Limitada Especial (SCSp)”, afirma Hirte. “La forma en que se ha diseñado la SCSp es muy similar a lo que los administradores estadounidenses están acostumbrados con una estructura de Caimán/ Delaware; se basa en la estructura LP anglosajona. Un administrador puede combinar las ventajas del SCSp, desde una perspectiva de estructuración legal, con el AIF Reservado, desde una perspectiva de estructuración de fondos”.

El Fondo de Inversión Especializada (SIF) es un fondo totalmente regulado que cumple con AIFMD y requiere un depositario independiente y la aprobación de la licencia de la CSSF, el regulador financiero de Luxemburgo. Como tal, esto presenta una doble capa de regulación, que afecta a los administradores tanto a nivel de GFIA como del Fondo.

“Sin embargo, con respecto al RAIF, Luxemburgo hace exactamente lo que quiere el AIFMD, que es meramente supervisar las actividades del administrador. La RAIF en sí no está regulada. Siempre que tenga un GFIA aprobado que administre el fondo, se ahorra la parte de regulación del fondo, lo que permite una comercialización más rápida. No es necesario esperar la aprobación de CSSF antes de comercializar el fondo”, agrega Hirte.

En su opinión, Luxemburgo ha hecho un buen trabajo creando un entorno de fondos flexible para los administradores de fondos internacionales.

“Comenzó con el fondo UCITS, pero el SIF ahora también es ampliamente reconocido en todo el mundo. El legislador también ha demostrado que es muy flexible. Cuando se introdujo por primera vez el AIFMD, el legislador luxemburgués creó el RAIF, el SCSp. Siempre ha sabido adaptarse muy rápidamente a las nuevas normativas”.

“La jurisdicción ha podido atraer mucha experiencia. Existe una gran cantidad de talentos internacionales calificados que trabajan en Luxemburgo”.

“También existe una infraestructura de proveedores de servicios bien establecida, que se ha construido durante las últimas tres décadas para respaldar las actividades de fondos de los administradores”, explica Hirte.

Con todos los bloques claves de fondos, asuntos legales y proveedores de servicios establecidos, Luxemburgo está bien preparado para apoyar a los grupos de fondos privados en su búsqueda de valor en Europa durante la próxima década.

Atraer a los participantes del mercado privado será clave para que Europa logre su misión Apolo 11 y haga realidad sus ambiciones de hombre en la luna.

El artículo fue inicialmente publicado por Private Equity Wire.