Administrar entidades en los EE. UU.: cómo minimizar el riesgo en un entorno cambiante
Artículo 4 minutos de lectura

Administrar entidades en los EE. UU.: cómo minimizar el riesgo en un entorno cambiante

31 agosto 2021

La creación y administración de entidades en EE.UU. es una propuesta atractiva, pero la nueva legislación hará que las entidades nuevas y las ya existentes tengan que ser más transparentes para el Departamento del Tesoro. ¿Cuáles son las oportunidades y los desafíos?

Estados Unidos es uno de los lugares más simples del mundo para hacer negocios, según el Índice Global de Complejidad Corporativa (GBCI) 2021 de TMF Group, con normas a nivel estatal y sistemas judiciales que facilitan los procesos. Sin embargo, las empresas deben tener cuidado al crear y administrar entidades estadounidenses para evitar caer en las cambiantes regulaciones.

El GBCI sitúa a EE.UU. en el puesto 71 de 77 jurisdicciones en términos de complejidad corporativa, lo que supone un argumento convincente para registrar entidades en esta parte del mundo en comparación con jurisdicciones en las que existen requisitos de información más gravosos, como América Latina y algunas partes de Asia.

Las empresas se decantan por el registro en EE.UU. debido al entorno legislativo favorable a las empresas. El proceso de constitución es sencillo en comparación con muchos otros países.

Desafíos estatales y federales

Sin embargo, no todo es sencillo. Las entidades nuevas y las ya existentes deben cumplir con los requisitos federales y estatales para mantener las entidades en buen estado y minimizar el riesgo. También es importante lidiar con las regulaciones legales y fiscales que varían según el estado.

No es de extrañar que todos los estados presenten diferentes ventajas a la hora de crear y mantener entidades, siendo Delaware especialmente popular debido a las ventajas del Tribunal de la Cancillería de Delaware y a la facilidad del proceso de constitución de la División de Sociedades.

Si bien el registro de una entidad en la Secretaría de Estado de EE.UU. es bastante sencillo, la gestión continua de la entidad puede presentar sus propios desafíos, ya que cada estado tiene diferentes requisitos para mantener las entidades a lo largo del tiempo.

Es importante mencionar que están entrando en juego nuevos requisitos federales para las entidades estadounidenses, nuevas y existentes, que, hasta ahora, sólo debían tener en cuenta los requisitos estatales al constituir nuevas entidades. La Ley de Transparencia Corporativa (CTA), que entrará en vigor a más tardar el 1 de enero de 2022, añade complejidad a la ecuación.

La CTA obliga a las empresas que cumplen ciertos criterios a notificar la información sobre el beneficiario final de las entidades estadounidenses a la Red de Aplicación de los Delitos Financieros (FinCEN). La nueva legislación se presenta en un intento de luchar contra el blanqueo de capitales, la financiación del terrorismo y otras formas de actividad financiera ilícita. La CTA también presenta un conjunto de fuertes sanciones civiles de hasta 500 dólares por día y multas penales de hasta 10.000 dólares, prisión de hasta dos años, o ambas, por incumplimiento.

La buena noticia es que existen excepciones dentro de la CTA que definen los tipos de entidades que pueden no estar sujetas a estas presentaciones. Las excepciones actuales incluyen: entidades que emplean a más de 20 empleados, que presentan declaraciones de impuestos federales que demuestran 5 millones de dólares en ingresos brutos o ventas, y que tienen una presencia física operativa en los Estados Unidos.

En el futuro, las entidades y sus propietarios se beneficiarán de colaborar estrechamente con sus expertos en gobernanza para validar si sus empresas y filiales están sujetas a estos requisitos o están exentas y tomar las medidas necesarias para su cumplimiento.

Minimizar el riesgo

Minimizar el riesgo a largo plazo a nivel estatal y federal es un cambio de paradigma para las entidades estadounidenses que están familiarizadas únicamente con los requisitos a corto plazo. Asumir y adherirse a estos nuevos requisitos podría ser difícil de navegar.

Con el aumento de los requisitos centrados en la transparencia de las entidades, y en medio de los crecientes requisitos de cumplimiento de EE.UU., las empresas que hacen negocios en EE.UU. deben observar a sus estructuras existentes para estar totalmente preparadas para los cambios cuando se conviertan en ley.

Se recomienda hacer un seguimiento de las entidades legales y sus registros relacionados, dondequiera que se encuentren, como primer paso hacia una gestión integral de la gobernanza. Llevar a cabo una evaluación de la salud de la entidad en todos los registros ayudará a definir cualquier elemento de acción en la Secretaría de Estado, a la vez que tendrá la ventaja añadida de validar qué entidades pueden estar sujetas a la presentación de la CTA a la FinCEN.

Además, la planificación de la gobernanza a largo plazo hará que las estructuras corporativas estén preparadas para el futuro. A medida que cambia el panorama normativo, será fácil perder de vista los cambiantes requisitos legales y fiscales. Una planificación cuidadosa, una gobernanza sólida y una estrategia clara contribuirán en gran medida a sortear los crecientes cambios normativos y a minimizar los riesgos.

Contáctenos

Los servicios de gestión global de entidades de TMF Group pueden ayudarle a cumplir con los requisitos locales, dondequiera que opere. Nuestra oferta integral le proporciona una gestión de procesos de cumplimiento consistente y eficiente, manejada por una red global de profesionales.

Con expertos internos en gestión de entidades globales, gobierno y secretariado corporativo, que operan en más de 80 jurisdicciones, podemos ocuparnos de sus necesidades de cumplimiento en todo el mundo.

Si necesita soporte con cualquier aspecto de la gestión de entidades, contáctenos.

Renee Haggerty

Líder de Práctica América del Norte, Gestión Global de Entidades