Compañías estadounidenses haciendo negocios en Brasil: lo que deben saber

Hace apenas 25 años, el 66% de la población rural de Brasil y el 38% de sus residentes urbanos vivían por debajo del nivel de pobreza. Hoy, el país continúa siendo una propuesta de inversión increíblemente atractiva para empresas de todo el mundo.

Parece que el optimismo sobre Brasil persiste a pesar de los constantes escándalos de corrupción y las incertidumbres económicas, y a pesar de que Brasil es uno de los lugares en el mundo más complejos y desafiantes para hacer negocios.

Para las empresas estadounidenses que buscan invertir en Latinoamérica, Brasil sigue siendo la mejor opción. Las dos economías más grandes de las Américas han colaborado en el mundo empresarial durante más de un siglo; de hecho, la Cámara de Comercio Estadounidense en Río de Janeiro es la más antigua de América Latina, y el comercio en ambas direcciones es sustancial y diverso. Estados Unidos sigue siendo una de las principales fuentes de inversión directa en Brasil; El Banco Central de Brasil indicó que Estados Unidos tenía la mayor cantidad de acciones de IED de un solo país en Brasil en 2014 (US $112 mil millones), el último año con los datos disponibles.

Para las multinacionales estadounidenses, Brasil es visto como un mercado "imprescindible", impulsado por sus más de 200 millones de personas que representan casi el 3% de los consumidores globales. Estados Unidos fue el segundo mayor exportador de bienes a Brasil en 2016, representando el 16% del total de bienes importados, después de China y seguido de Alemania, Argentina y Corea del Sur. Brasil también es un gran mercado para los servicios de Estados Unidos, que representa casi US $25 mil millones en exportaciones en el 2016.

Bordeando otros 10 países, Brasil puede servir de trampolín para las compañías estadounidenses hacia el resto de América del Sur, siempre y cuando recuerde que los demás países hablan español, no portugués. Las empresas locales son muy receptivas a las empresas estadounidenses que entran y trabajan con ellas. Una de las opciones recomendadas para mercadear en Brasil es que una empresa estadounidense se asocie con un negocio local; de esa forma, la empresa local puede ayudar a dirigirse por la complejidad de las reglas y regulaciones locales. De hecho, se dice que el gobierno mira más favorablemente este tipo de acuerdo.

Cuidado con el costo de hacer negocios en Brasil

Hacer negocios en Brasil, sin embargo, requiere un conocimiento profundo del ambiente local, incluyendo los costos directos e indirectos de hacer negocios -llamados "custo Brasil" - relacionados con la distribución, procedimientos gubernamentales, beneficios para empleados, leyes ambientales y la compleja estructura tributaria.

El Comité Olímpico de Estados Unidos cuenta la historia de la creación de una tienda de Team USA en Río para los Juegos Olímpicos. Primero tenía que establecer una compañía que, según las normas locales, necesita un presidente brasileño, por lo que designaron a un abogado de una firma de Río. Para dotar de personal a la tienda, confiaron en el auspiciador Adecco para ayudarlo a cumplir con una estricta proporción de empleados locales a extranjeros. Luego lidiaron con un sistema de ventas que tenía que entregar informes en tiempo real al gobierno para fines tributarios, junto con los registros de la tienda y los recibos de los clientes. El último reto, mencionaron, era llevar los productos a Brasil: los envíos se atrasan regularmente en la aduana durante meses. Cuando se eliminaron todos esos obstáculos, los clientes se enfrentaron a precios más altos de lo que pagarían en los Estados Unidos.

Además de las tarifas altas, las empresas estadounidenses deben navegar por un complejo sistema legal y procedimientos de aduana, y recuerde que el Gobierno de Brasil es el mayor comprador de bienes y servicios del país.

Recuerde, Brasil no es miembro del Acuerdo de Contratación Pública de la OMC, y los "márgenes de preferencia" no son poco comunes para las empresas nacionales que subastan por los contratos del gobierno. Las empresas estadounidenses pueden enfrentar una desventaja competitiva si no tienen una presencia significativa en el país, ya sea a través de asociaciones establecidas o una subsidiaria.

También vale la pena recordar que la reputación de corrupción de Brasil no es infundada. La "Operación Carwash" ha descubierto una compleja red de corrupción en el sector público, fraude contractual, lavado de dinero y evasión fiscal derivada de la sobrecarga sistemática de los contratos gubernamentales. Sin embargo, el hecho de que la investigación se esté realizando muestra que Brasil busca afrontar la reputación y hacer movimientos para mejorar su posición internacional.

Las leyes laborales pueden hacerlo tropezar

Quizás, sin embargo, el mayor reto para las empresas estadounidenses que hacen negocios en Brasil es la complejidad de las leyes laborales. No existe el empleo a voluntad; Las leyes laborales brasileñas son conocidas por su falta de flexibilidad, la protección excesiva de los empleados -basada en el principio de que son la parte débil de la relación laboral-, así como una pesada carga tributaria sobre los salarios y beneficios sustanciales de los empleados, como seguridad, vacaciones pagas y un bono de Navidad.

El gobierno federal, sancionado por el presidente Michel Temer, ha estado trabajando en reformas laborales para Brasil. El gobierno enfrentó resistencia y acalorados debates, pero la reforma entró en vigencia en noviembre de 2017. Su objetivo es reducir significativamente las cargas laborales y los riesgos, lo que en última instancia podría generar ganancias económicas para las empresas y, a su vez, debería impulsar significativamente la creación de empleos.

Éxito para las empresas estadounidenses haciendo negocios en Brasil

No deje que nada de eso lo asuste. Brasil presenta una gran oportunidad para las empresas estadounidenses que buscan ampliar su alcance en el extranjero, y hay empresas estadounidenses que han operado con éxito en el país durante varias generaciones.

Exxon Mobil es la empresa de gas y petróleo operada continuamente más antigua en Brasil, con más de cien años de actividad. Chevron también está allí, aprovechando el floreciente sector del petróleo y el gas. La industria automotriz también es un gran ganador para las compañías estadounidenses; tanto General Motors como Ford tienen participación de mercado estable en Brasil.

El gran interés de Brasil en la tecnología también ha sido recompensado con la creación de un consejo de investigación en el 2010, mientras que GE también abrió un centro de investigación global en el 2014 en Río, centrándose en I + D. Apple, naturalmente, también está allí, aunque su entrada como minorista en el mercado enfrenta grandes retos por los fuertes impuestos de Brasil sobre la mayoría de los productos electrónicos.

TMF Group en Brasil

Existe un gran potencial para que las empresas estadounidenses tengan éxito haciendo negocios en Brasil, siempre y cuando estén al tanto de los retos y peligros. Para garantizar una entrada exitosa en el mercado, busque experiencia local.

TMF Group tiene el conocimiento local para ayudarlo a dirigirse por estas complejidades. Ya sea que desee establecer una nueva empresa en Brasil, o simplemente quiera concretar una asociación entre Estados Unidos y Brasil, contáctenos. Conozca más acerca de TMF Group en Brasil.