La complejidad hace que la legislación fiscal de Brasil sea un reto

La complejidad de Brasil en materia de sus regulaciones tributarias lo diferencian de otros países, no solo en la región, pero en comparación con el resto del mundo.

Es un error común el que una empresa haciendo negocios en otros países de América Latina asuma que iniciar operaciones en Brasil seguirá un proceso familiar.

De hecho, Brasil tiene una variedad de impuestos, con un flujo continuo de cambios regulatorios que promedian 51 nuevas normas tributarias cada día laborable.

Además de los impuestos nacionales emitidos por la Secretaría Federal de Rentas de Brasil, más comúnmente conocida como Rentas Federal (RFB), existen impuestos regionales impuestos por 27 estados y 5,570 municipios diferentes.

Según una investigación del Banco Mundial, Brasil requiere la mayor cantidad de tiempo entre 264 países de todo el mundo para preparar, presentar y pagar (o retener) tres tipos principales de impuestos: el impuesto sobre la renta corporativa, el impuesto sobre el valor añadido o sobre las ventas e impuestos laborales – 1,958 horas (estadísticas 2017) en comparación con un promedio mundial de 240.14 horas.

Si su compañía opera en Brasil, necesita saber qué impuestos y cambios regulatorios aplican a la misma en todo momento.

Un cambio clave en estos momentos es la digitalización de la presentación de información y los reportes a las autoridades fiscales. De acuerdo con la creciente tendencia mundial de transparencia y cumplimiento, todas las empresas que operan en Brasil deben enviar sus formularios de impuestos electrónicamente a través de un sistema digital conocido como SPED - Sistema Público de Contabilidad Digital. El mismo integra la administración tributaria para los requisitos federales, estatales y municipales.

El proceso digital original cubría las regulaciones de impuestos y empleo, pero a medida que la digitalización evolucionó, se hizo evidente que los dos aspectos necesitaban un enfoque electrónico por separado. Un sistema cubre los impuestos, otra cuenta que cubre operaciones comerciales, clientes, proveedores, inventario, etc. y el sistema 'social' por separado abarca la contratación, despido, promociones, impuestos sobre nómina, etc. Ambos sistemas comparten el mismo objetivo: permitir el monitoreo en tiempo real para garantizar transparencia y apertura.

Como las autoridades ahora reciben toda la información de manera electrónica, esto les facilita la identificación de algún problema, error e incumplimiento. Las auditorías continuas desatan preguntas regulatorias que, a su vez, pueden conducir a una inspección tributaria. Las sanciones por incumplimiento pueden ser severas, con multas que oscilan entre el 20% y el 220% de los montos tributarios afectados, y posible encarcelamiento para los gerentes de la compañía.

El Servicio de Rentas Internas cuenta con equipos especializados que monitorean constantemente a los contribuyentes más grandes, que representan el 61% de los impuestos federales, para asegurarse de que estén en cumplimiento y sean abiertos y honestos.

Apoyo especializado

Las empresas pueden optar por tratar de navegar por el complejo ambiente fiscal de Brasil con el apoyo de un equipo interno, pero es más rentable externalizar la administración tributaria a una organización especializada como TMF Group.

Para decidir si el apoyo especializado puede beneficiar a su empresa, considere la analogía de que alguien quiera ponerse en forma. Él o ella puede unirse a un gimnasio especializado, que tiene todo el equipo necesario e instructores expertos, o el individuo puede comprar todo el equipo para instalar en casa, tratar de aprender cómo usarlo y ponerse en forma sin una guía. Es más rentable y más probable que logre el resultado deseado más rápido, al unirse al gimnasio y consultar a los profesionales que tienen equipos modernos.

Relacione la analogía a los servicios tributarios profesionales - es más rentable recurrir a un proveedor especializado, que cuente con un equipo experto de profesionales bien instruidos en el cambiante ambiente tributario brasileño.

TMF Group ha operado en Brasil durante 12 años y cuenta con un equipo dedicado que incluye expertos en impuestos indirectos y directos, analistas y gerentes, quienes constantemente evalúan los cambios regulatorios para evaluar cuáles aplica a cada cliente y asesorarle debidamente. Trabajando proactivamente, el equipo informa a los clientes con anticipación sobre los cambios legislativos y su posible impacto, ayudando a que el cálculo de impuestos y los pagos se puedan realizar de acuerdo a la legislación tributaria vigente y los plazos de presentación se cumplan con informes precisos y puntuales.

Con tres oficinas en Brasil, dos en Sao Paulo y una en Río de Janeiro, TMF Brasil emplea a más de 700 profesionales que respaldan a más de 400 clientes de una amplia variedad de sectores comerciales e industriales.

Al ser una de las economías más dinámicas y de mayor crecimiento del mundo, Brasil es una buena oportunidad para invertir. Una población de más de 200 millones y el aumento en el gasto del consumidor crean un mercado dinámico. Si está pensando invertir en Brasil y necesita ayuda experta para navegar en uno de los entornos tributarios más complejos del mundo, TMF Group cuenta con el conocimiento y la experiencia para apoyar sus planes de negocio. Contáctenos para obtener más información.