Ir al contenido
Publicado
11 agosto 2021
Tiempo de lectura
5 minutos

7 desafíos de fusiones y adquisiciones y cómo afrontarlos

Cuando se realiza una escisión en una empresa y se vende una unidad de negocios, hay retos claros que pueden amenazar el éxito del proceso.

Estas son las siete áreas de complejidad que los CFO y los equipos de fusiones y adquisiciones deben abordar de forma proactiva:

1. Transferencia de empleados

La complejidad del proceso de traspaso de empleados depende de la naturaleza de la operación y de los mercados implicados.

En una escisión, el reto habitual se centra en el traslado de personas de una organización más grande a otra más pequeña. El impacto en la mentalidad de los empleados puede ser enorme.

“Lo último que se quiere hacer es perder empleados o no explicar adecuadamente un cambio en los beneficios”, afirma Ben Fielding, Director General para Irlanda y el Reino Unido en TMF Group. “Están pasando de un entorno muy estable a otro con más incertidumbre. Naturalmente, los empleados pueden estar preocupados y tener un mayor sentido de la atención a los detalles. Si algo, por pequeño que sea, va a ir mal, se darán cuenta y habrá un alto riesgo de que la gente se vaya”.

Ahí es donde las funciones de back-office adquieren un papel estratégico. Procesar la nómina y los informes de gastos a tiempo es una señal importante de que la escisión está bien gestionada. Si la escisión pasa de los sistemas del vendedor a los suyos propios, pueden ser necesarias soluciones y procesos tecnológicos provisionales.

Otro factor importante que hay que prever es cómo cumplir con los requisitos locales específicos en materia de recursos humanos y beneficios, país por país. TMF Group conoce las normas de más de 80 países y puede garantizar al responsable de RR. HH. y al director financiero que los expertos locales se ocuparán de todos los requisitos. La dirección puede entonces centrarse en cuestiones más estratégicas y trabajar con sus equipos en la transición, en lugar de enfocarse en la logística de la transferencia de empleados de una entidad a otra.

2. Infraestructura de back-office

La estructura de la operación puede influir en el tipo de organización que debe establecerse, las entidades que deben constituirse y los registros fiscales y las autorizaciones reglamentarias que deben obtenerse. 

Muchas empresas se centran en las consecuencias fiscales y descuidan los aspectos de constitución y gestión. Algunas dan el primer paso para crear la estructura de la operación, pero no hacen un seguimiento para mantener el cumplimiento.

Las estructuras de las operaciones determinan los niveles de costos y el tiempo que se necesita para que sean operativas. La constitución de una nueva entidad y su registro para el cumplimiento de la normativa fiscal lleva tiempo, al igual que la obtención de las autorizaciones reglamentarias en cada país de la región en el que se opera.

3. Debida diligencia operativa

Las empresas que entran en operaciones de fusiones y adquisiciones deben tener una visión clara de cómo van a funcionar los procesos internos después de la transacción. Es importante entender las operaciones de la empresa objetivo para ver cómo encajan en la estructura de la empresa del comprador.

La revisión de la diligencia debida operativa debe ser llevada a cabo por especialistas de una empresa de servicios profesionales que comprenda el sector y los mercados en los que se opera.

4. Numerosos socios de integración

Los compradores deben tener en cuenta si están adquiriendo toda la entidad o sólo una parte de los activos. Si adquiere una empresa completa con entidades físicas y empleados, el comprador probablemente se hará cargo de los contratos de los empleados y de cualquier contrato preexistente con los proveedores. Si se adquiere una división, el comprador se hará cargo de parte de los activos y no de todos los elementos no esenciales.

Independientemente de la operación, el comprador puede heredar una empresa que tenía una única función de back-office que daba servicio a todas sus divisiones o tendrá que crear equipos de contabilidad, nómina y cumplimiento.

Si la compra abarca varios países, el comprador puede heredar varios proveedores, incluidos los de nómina, contabilidad y cumplimiento normativo, en varias jurisdicciones. Si el comprador carece de los recursos necesarios para gestionar todos estos proveedores, un único proveedor que cubra todos los países de operación puede simplificar el proceso considerablemente.

“Las ventajas de trabajar con un único proveedor son sustanciales. En primer lugar, va a ser menos costoso, especialmente si se compara con trabajar con oficinas de abogados para la creación de entidades y la preparación operativa”, dijo Michele Museyri, Vicepresidente de Ventas Globales en TMF Group. “Es mejor subcontratar a un socio porque las interdependencias entre las actividades son inmensas. No es realista intentar reunir un equipo en el lado del comprador para organizar todo eso. También es más fácil cuando el ejecutivo principal, como el jefe de transformación, gestiona este proceso sin tener que coordinar también a los proveedores y las tareas”.

5. Complejidad internacional

Es fundamental saber cómo opera la empresa en cada país: ¿se ajusta a la normativa? ¿Han completado los trámites fiscales necesarios en la totalidad de sus operaciones? ¿Qué pasa con otros requisitos de información y regulación en cada país?

Los compradores pueden trabajar cómodamente con TMF Group para obtener un enfoque flexible, equipos locales y conocimientos globales.

“Uno se beneficia al contar con personas expertas a nivel global y también a nivel local. Comprendemos los matices y los problemas locales y cómo abordarlos”, afirma Fielding. “Consolidar todo es también una parte importante del proceso. Facilitamos la ejecución a nivel local, a la vez que reunimos todo y presentamos un plan a la dirección para varios países”.

TMF Group tiene oficinas locales en más de 85 jurisdicciones, con equipos dedicados que están al tanto de los cambios en la normativa y los requisitos, como la frecuencia de la nómina y los componentes de los beneficios para empleados.

6. ¿En qué cuestiones no ha pensado todavía?

“Dos tercios de las conversaciones que mantenemos en TMF Group con los compradores consisten en informarles sobre cuestiones que no han tenido en cuenta. Esa es una dimensión valiosa de nuestro servicio”, dijo Museyri. “Al manejar docenas de escisiones cada año, podemos para ayudar a los clientes a entender lo que se requiere e identificar las posibles trampas”.

TMF Group ayuda a los clientes a superar los desafíos críticos y complejos a corto plazo del proceso de la escisión. Estos servicios ayudan al comprador a alcanzar sus objetivos empresariales en el periodo intermedio. Con el tiempo, la dirección puede determinar qué capacidades debe crear el comprador y cuáles debe seguir subcontratando. Por ejemplo, tal vez la contabilidad pueda llevarse a cabo internamente, mientras que el apoyo a la liquidación o apertura de entidades y otras funciones de secretariado corporativo pueden subcontratarse a expertos.

7. ¿Tiene los recursos adecuados?

Trabajar con un socio que proporcione servicios de apoyo administrativo puede ayudar a aliviar algunas de las presiones a las que se enfrentan sus equipos de negociación e integración. Una vez que se cierre la operación, tendrá que actuar con rapidez.

Es el momento de trabajar con la única empresa que puede lidiar con la complejidad del cumplimiento transfronterizo desde nuestras 125 oficinas en más de 85 jurisdicciones. Unos 9.100 expertos se dedican a desbloquear el acceso a algunos de los mercados más atractivos del mundo, por complejos que sean, de forma rápida, segura y eficiente.

No es necesario que gestione estos desafíos por su cuenta. Contacte a TMF Group hoy para que podamos ayudarle con su proceso de escisión.



Expanda su negocio de manera eficiente a nivel internacional

Contáctenos para saber cómo podemos ayudar a su organización a crecer en un mundo complejo.

Contáctenos Contáctenos