GBCI 2022: complejidad corporativa en América del Sur
Artículo 13 minutos de lectura

GBCI 2022: complejidad corporativa en América del Sur

15 septiembre 2022

El Índice Global de Complejidad Corporativa 2022 de TMF Group explora 292 indicadores diferentes relacionados con la complejidad corporativa, para ofrecer un análisis en profundidad de los desafíos globales y locales que afectan la facilidad para hacer negocios en todo el mundo.

Los datos del GBCI pueden ayudar a los inversores a elegir y gestionar sus mercados claves con mayor confianza. Las jurisdicciones que se perciben como más complejas suelen estar entre las más atractivas para el talento y las oportunidades de los clientes. El conocimiento local le ayudará a lidiar con esta complejidad, permitiéndole gestionar la exposición al riesgo de cumplimiento y encontrar su camino hacia el crecimiento.

En este artículo, nos adentramos en la región de América del Sur para examinar los factores que impulsan la complejidad de los negocios en cada jurisdicción o, por el contrario, lo que los convierte en entornos más simples para la inversión o el establecimiento de operaciones.

1. Brasil

Brasil vuelve a encabezar el ranking como la jurisdicción más compleja tras ocupar el primer puesto en 2021. Los principales impulsores de la complejidad en Brasil son el volumen de cambios normativos cada año, así como los tres niveles de regímenes fiscales que hay que cumplir: federal, estatal y municipal.

El año pasado, la complejidad de Brasil fue impulsada por los cambios a corto plazo realizados en respuesta a la pandemia del covid-19. Esto incluyó incentivos gubernamentales temporales para ayudar a las empresas a reducir sus costos de nómina, y reducciones de impuestos para ayudar a las empresas a retener su fuerza laboral. Estos cambios adaptativos estuvieron acompañados de una pesada carga administrativa. En el GBCI de este año, el cese de estos incentivos viene acompañado de una carga administrativa similar mientras las empresas vuelven a la normalidad.

En el lado positivo, el covid-19 aceleró los ya altos niveles de digitalización de Brasil. Por ejemplo, antes de la pandemia, todos los servicios notariales requerían la presencia física y la firma presencial de los documentos. Esto ha sido sustituido por soluciones como el formato digital y las videollamadas, y estos cambios parecen destinados a permanecer.

Uno de los procesos más complejos en Brasil sigue siendo la constitución de nuevas empresas, que tarda 45 días, ya que las empresas deben lidiar con tres niveles de regulación. En el ámbito federal, las empresas deben crear una identificación fiscal y seleccionar su código fiscal en función del sector específico de su empresa. Las empresas pagan el IVA y el impuesto sobre servicios a nivel estatal, y el impuesto sobre la renta a nivel municipal. Los impuestos sobre la renta varían de una ciudad a otra. Aunque este largo proceso es ahora mayoritariamente digital, las empresas deben tener un representante residente local designado. Los accionistas extranjeros deben nombrar un representante legal residente y la entidad local debe tener un funcionario residente local.

Nuestros expertos en Brasil anticipan que el año próximo será “como de costumbre”. Prevén que no se produzcan reformas importantes antes de las elecciones presidenciales de octubre de 2022.

A partir de 2023, es probable que la reforma y la simplificación fiscal se conviertan en un debate activo en la agenda política.

Si bien la normativa en Brasil es compleja, la jurisdicción presenta oportunidades, con un gran mercado de consumo de 213 millones de habitantes. Los activos bajo administración en Brasil se encuentran en un máximo histórico, con un crecimiento en los sectores de energía, infraestructura y servicios.

Analice los datos de Brasil provistos por el Complexity Insights dashboard.

3. Perú

La complejidad aumentó significativamente en Perú desde 2021, pasando de la 24.° a la 3.° posición en la clasificación. Esto se debe a los disturbios políticos de los últimos seis años, en los que la corrupción ha dado lugar a gobiernos interinos. La toma de posesión del nuevo presidente Pedro Castillo está contribuyendo a la incertidumbre debido a la percepción de falta de experiencia política.

El proceso de constitución es otro factor clave de complejidad para las empresas extranjeras y locales. Se tarda unos 20 días, y la necesidad de firmas en persona y reuniones con los escribanos contribuyen a este largo periodo.

Otro factor de complejidad son los requisitos de información fiscal mensual introducidos en 2021. Esto requiere que cualquier empresa con cuentas mensuales de 10.000 soles (€ 2.540) o más presente informes fiscales, con el fin de reducir la evasión de impuestos. Si bien esto puede ser engorroso para las empresas, parece apoyar el impulso de la transparencia.

Perú sigue siendo una jurisdicción muy atractiva gracias a sus ricos recursos naturales, como el zinc, el cobre, el hierro y el plomo. Con el fin de proteger estos recursos e impulsar la sostenibilidad, Perú cuenta con leyes y reglamentos relacionados con el tratamiento de la tierra. Por ejemplo, la jurisdicción obliga a realizar consultas públicas que pueden durar hasta un año para estudiar el impacto medioambiental de las empresas que pretenden beneficiarse de los recursos naturales. Aunque esto aumenta la complejidad, potencia las credenciales medioambientales de la jurisdicción, haciéndola más atractiva para las organizaciones y los individuos interesados en la sostenibilidad.

Analice los datos de Perú provistos por el Complexity Insights dashboard.

5. Colombia

Colombia ha experimentado muchos cambios legislativos en los últimos diez años. Los impuestos son muy complejos, ya que hay que presentarlos a nivel nacional, regional y local. La presencia de más de 1.200 municipios es uno de los principales factores de complejidad para las empresas de la jurisdicción.

Durante los años electorales, el país se paraliza, con aprensión hasta que se aclare el resultado de las elecciones, lo que se ha agravado en las dos últimas elecciones en las que surgió un candidato viable de centroizquierda.

Colombia se ha convertido en un país que ha adoptado recientemente la legislación en materia de ESG. Una nueva ley de diciembre de 2021 tiene como objetivo crear y preservar los bosques y otras áreas naturales en todo el país, y el gobierno ha establecido una agenda en línea con el Acuerdo de París para ser neutral en carbono para 2050. El gobierno también sancionó un nuevo tipo de ley laboral, por el que las empresas pueden recibir incentivos por contratar a jóvenes y/o mujeres.

Analice los datos de Colombia provistos por el Complexity Insights dashboard.

9. Bolivia

Los requisitos locales son una razón clave para la posición de Bolivia entre las 10 primeros ubicaciones en el ranking, como la necesidad de un representante legal de nacionalidad boliviana o residente local, o que los trabajadores extranjeros no deben superar el 15 % del total de empleados de una empresa. Además, el sistema de contabilidad tiene que estar disponible en español y en la moneda local, gestionado por un contador certificado dentro del territorio boliviano. Estos factores aumentan la complejidad para las empresas extranjeras que están acostumbradas a un enfoque más globalizado.

La obligación de presentar documentos físicos (en papel) también complica los procesos. Las empresas tienen la obligación legal de mantener registros de actividad en papel durante tres a ocho años, dependiendo de la entidad gubernamental que las supervise. Esto abarca desde su constitución y las actas de las reuniones hasta los registros contables. A pesar de este enfoque “anticuado”, la jurisdicción se está digitalizando gradualmente, y las declaraciones de impuestos de gestión, fondos de pensiones y salarios se realizan ahora a través de portales web.

Bolivia es progresista en lo que respecta a la legislación sobre sostenibilidad. Por ejemplo, al inicio de la actividad comercial toda empresa debe obtener una licencia ambiental para poder operar y mantenerse vigente, con compromisos en función de su línea de actividad. Esto resulta atractivo para las empresas y los inversores que buscan operar de forma más sostenible. Sin embargo, el incumplimiento de esta licencia puede ser objeto de multas.

Aunque las empresas pueden lidiar con la complejidad en Bolivia, sigue siendo una jurisdicción atractiva gracias a su riqueza en recursos naturales. Con un compromiso con las prácticas sostenibles, existe la esperanza de que este atractivo continúe y la complejidad se reduzca.

Analice los datos de Bolivia provistos por el Complexity Insights dashboard.

12. Argentina

En el puesto 12 de nuestro GBCI 2022, Argentina sigue siendo una de las jurisdicciones más complejas. Sin embargo, se ha ido simplificando gradualmente en los últimos años, en parte debido a la evolución hacia procesos más digitales. Por ejemplo, existen algunas opciones para gestionar los servicios de nómina de forma digital, como los recibos de sueldo, las contrataciones y los libros de trabajo digitales.

Sin embargo, los desafíos incluyen los diferentes niveles en los que se aplican las leyes, la legislación y los impuestos, estatales, provinciales y municipales, lo que crea complejidad para las empresas.

Los constantes cambios normativos generan incertidumbre sobre el sistema legal y los requisitos que hay que cumplir, sobre todo para las empresas extranjeras. También hay que hacer frente a muchos cambios en los tres niveles. Otro factor son los elevados tipos impositivos. Por ejemplo, el impuesto de débito y crédito que grava las transacciones desde y hacia las cuentas bancarias.

Sin embargo, a pesar de ciertas complejidades a las que pueden enfrentarse las empresas, Argentina sigue siendo una jurisdicción muy atractiva para la inversión extranjera directa debido a sus ricos recursos naturales y a las oportunidades de inversión de alto rendimiento.

Analice los datos de Argentina provistos por el Complexity Insights dashboard.

15. Chile

Chile se ha vuelto más complejo en los últimos años. En 2020 era una de las jurisdicciones más simples, ocupando el puesto 64, por lo que ha experimentado un aumento significativo de la complejidad.

Un motor clave de este cambio está vinculado a la situación económica y política de la jurisdicción. En 2019 comenzaron las protestas generalizadas, conocidas como el estallido social. Las protestas estaban relacionadas con el descontento generalizado con la desigualdad, la corrupción y el costo de la vida, provocado por una suba de la tarifa del metro de Santiago.

En 2021, Chile eligió un nuevo presidente, Gabriel Boric. Se espera que su presidencia traiga más estabilidad al país, y se centre en crear una sociedad más igualitaria. Por ejemplo, Boric anunció que implementará un gabinete mayoritariamente femenino como parte de sus objetivos más amplios de igualdad.

La jurisdicción también ha visto reformas fiscales en los últimos años que pretenden impulsar un enfoque moral de los impuestos, como se ve a menudo en Europa, gravando más a los individuos más ricos para crear una sociedad más equitativa. Debido a este enfoque de la jurisdicción en el impulso de la igualdad y la estabilidad en el futuro, Chile será una jurisdicción más simple en los próximos años.

Analice los datos de Chile provistos por el Complexity Insights dashboard.

19. Paraguay

Paraguay se ha vuelto más complejo en los últimos años, y uno de los motivos es la necesidad de tener un documento de identidad paraguayo o un representante local para poder invertir.

Constituir una empresa en Paraguay es relativamente sencillo. Sin embargo, hay ciertos pasos en el proceso, como la redacción inicial de los estatutos de la empresa, que pueden crear complejidad. Esto requiere que las organizaciones declaren el capital suscrito, el representante legal y la dirección de la empresa antes de comenzar a operar. Este proceso puede ser lento y tardar hasta 12 semanas.

Otras dificultades provienen de los largos tiempos de espera para que los organismos públicos actúen y la escasa comunicación con ellos. Esto puede hacer que ciertos procedimientos sean más engorrosos para las empresas que desean operar en Paraguay.

A pesar de estas complejidades, Paraguay sigue siendo una jurisdicción muy atractiva debido a su posición geográfica en el centro de Sudamérica. También ha visto un aumento de la inversión extranjera directa junto con este crecimiento.

Analice los datos de Paraguay provistos por el Complexity Insights dashboard.

21. Venezuela

La complejidad de Venezuela ha aumentado en los últimos años. Los factores clave son la dependencia de los procesos manuales y los trámites presenciales, así como la reciente situación política y económica de la jurisdicción.

En 2021, Juan Guaidó tomó el relevo de Nicolás Maduro en la presidencia, tras un largo periodo de descontento generalizado, y solo dos semanas después de que Maduro iniciara su nuevo mandato de seis años como presidente. Es una situación compleja, ya que ciertas organizaciones, como los militares, han mantenido su lealtad a Maduro. La presidencia de Venezuela aún no está clara, ya que tanto Guaidó como Maduro tienen ciertos niveles de poder dentro del país. Comprensiblemente, esta situación actual ha provocado una gran incertidumbre, que repercute en la facilidad para hacer negocios en Venezuela.

En cuanto a la excesiva dependencia de los procesos manuales, no existen registros centralizados para las entidades y para casi cualquier cambio en los estatutos debe registrarse una junta general anual (JGA). Esto supone una carga administrativa para las empresas.

El covid-19 añadió complejidad al funcionamiento de una empresa en Venezuela. La presentación de documentos legales sigue siendo necesaria en persona, a pesar de que los registros y las notarías están cerrados casi todo el tiempo. No se pusieron en marcha sistemas o soluciones digitales para facilitar la situación.

Analice los datos de Venezuela provistos por el Complexity Insights dashboard.

27. Uruguay

Uruguay se considera un país abierto a los negocios y un mercado flexible en el que entrar como empresa extranjera. Históricamente ha sido una jurisdicción estable, con una normativa transparente y una actitud flexible en cuanto a las transferencias de fondos dentro y fuera del país.

A la hora de establecerse en Uruguay, las empresas tienen la posibilidad de adquirir una “shelf company” que ya está constituida ante las autoridades, lo que reduce la complejidad. Además, las cuentas bancarias de la empresa pueden abrirse en pesos uruguayos, dólares estadounidenses o euros. Los salarios también pueden pagarse en cualquiera de estas monedas, lo que demuestra la voluntad del país de atraer a las empresas extranjeras. Sin embargo, cabe señalar que los impuestos deben pagarse al gobierno en pesos uruguayos.

El país utiliza las NIIF como norma contable para alinearse con las normas internacionales y atraer la inversión extranjera. Esto hace que el funcionamiento sea más complejo para las pequeñas empresas locales, pero es una gran ventaja para las empresas extranjeras. Las partes interesadas pueden leer los estados financieros y consolidarlos fácilmente en todo el mundo.

La principal fuente de complejidad en el futuro son las crecientes obligaciones de información de las empresas, destinadas a prevenir el fraude y el blanqueo de dinero. Uruguay no está solo en esto, ya que existe un impulso mundial para reducir estas actividades perjudiciales.

Analice los datos de Uruguay provistos por el Complexity Insights dashboard.

40. Ecuador

Gran parte de la complejidad de hacer negocios en Ecuador se deriva de los constantes cambios en el entorno político.

Las empresas de Ecuador también se enfrentan a frecuentes cambios en la normativa fiscal local, y en enero de 2022 entró en vigor una nueva legislación fiscal nacional. Esto implicó importantes cambios en el impuesto sobre la renta de las personas físicas, el impuesto sobre las ganancias de capital y el impuesto sobre la renta de las empresas. Además, alteró la fiscalidad de las pequeñas empresas, con una nueva normativa que exige menos declaraciones de impuestos.

La legislación laboral también es compleja, y todas las entidades que operan en Ecuador están obligadas a seguir un plan de reparto de beneficios del 15 %, que debe pagarse a los empleados. Esto se suma a los salarios de los meses 13 y 14 que se pagan a todos los empleados.

Se espera que la nueva legislación laboral entre en vigor en algún momento de este año. Aunque, al menos al principio, puede suponer algunos retos adicionales, se espera que introduzca normas más flexibles en la contratación y el despido de los empleados.

La incorporación de la tecnología está ayudando a simplificar las operaciones empresariales en Ecuador. Desde hace un par de años, el llenado de solicitudes se ha hecho más fácil, debido a la implementación de procesos electrónicos y a la validez de la firma electrónica.

Analice los datos de Ecuador provistos por el Complexity Insights dashboard.

El Índice Global de Complejidad Corporativa

El GBCI 2022 proporciona un visión general confiable de la complejidad de establecer y operar negocios en todo el mundo. Explora los factores que contribuyen al éxito o fracaso de los negocios internacionales, centrándose en la operación en mercados extranjeros, y describe los temas claves que se presentan en la escena global y sus respectivas complejidades locales en 77 jurisdicciones.

Explore las clasificaciones, los análisis y las tendencias globales del GBCI para ayudarle a encontrar su camino hacia el crecimiento, en medio de la complejidad del cumplimiento de las normas empresariales.

Para descargar y leer el informe completo, visite hoy mismo el Hub del Índice Global de Complejidad.

Para saber más sobre los impulsores de la complejidad corporativa en las jurisdicciones que le interesan, ¿por qué no explora nuestro Complexity Insights Dashboard?