Ir al contenido
Senior Business Development Executive, TMF Group
Publicado
22 junio 2023
Tiempo de lectura
5 minutos

La Ley de Transparencia Corporativa de EE. UU.: ¿qué significa para las empresas?

San Francisco golden gate bridge

Con su entrada en vigencia en 2024, la Ley de Transparencia Corporativa (CTA, por sus siglas en inglés) creará la primera base de datos sólida de información sobre beneficiarios finales en los EE. UU. Destinada a prevenir prácticas empresariales corruptas, como el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, proporcionará información esencial a los organismos encargados de hacer cumplir la ley.

Las normas de divulgación del beneficiario final se aplican a las entidades nacionales y extranjeras, registradas en la secretaría de estado o en cualquier oficina similar conforme a las leyes de un estado o tribu indígena. Estas normas afectarán a un enorme volumen de entidades, y las empresas deben hacer todo lo que puedan para garantizar su cumplimiento.

Alineación con las prácticas internacionales

Aumentar la transparencia del beneficiario final en todas las jurisdicciones y entre ellas, para identificar claramente quién posee, controla y se beneficia de las actividades de las empresas, ha sido uno de los principales objetivos de muchas jurisdicciones de todo el mundo. Al menos 30 países ya han implementado algún tipo de registro central de información sobre el beneficiario final. Con la promulgación de la Ley de Transparencia Corporativa el 1.° de enero de 2021, y el establecimiento de su reglamento final, EE.UU. se une ahora a los esfuerzos mundiales para promover la transparencia financiera. Este paso tiene como objetivo mejorar la seguridad nacional y proporcionar información crítica a los organismos encargados de hacer cumplir la ley y a la comunidad de inteligencia.

¿Cuándo entrarán en vigor las nuevas normas CTA?

Las normas definitivas entraron en vigor el 1.° de enero de 2024. Las empresas constituidas después de esa fecha tienen ahora 90 días desde su creación (en vez de 30 días) para presentar los informes BOI iniciales. Las empresas constituidas antes de la fecha de entrada en vigor podrán presentar sus informes BOI hasta el 1.° de enero de 2025. Las empresas que sufren un cambio en el beneficiario final (incluido el cambio de nombre, domicilio, etc.) después de haber presentado sus informes BOI, deben informar del cambio en un plazo de 30 días.

¿Qué empresas están obligadas a informar?

La mayoría de las empresas obligadas a informar son sociedades anónimas, sociedades de responsabilidad limitada o entidades creadas mediante la presentación de un documento ante el secretario de estado o una oficina similar en virtud de la legislación estatal aplicable, incluidas las tribus indígenas. El reglamento incluye a las empresas nacionales y extranjeras existentes y futuras.

Este reglamento identifica 23 tipos de entidades exentas:

  1. emisores de valores declarantes
  2. autoridades gubernamentales
  3. bancos
  4. cooperativas de crédito
  5. sociedades de cartera de instituciones de depósito
  6. empresas de servicios monetarios
  7. corredores o agentes de valores
  8. bolsas de valores o agencias de compensación
  9. otras entidades registradas en la ley de intercambio (Exchange Law)
  10. sociedades de inversión o asesores de inversión
  11. asesores de fondos de capital riesgo
  12. compañías de seguros
  13. productores de seguros con licencia estatal
  14. entidades registradas en la ley de intercambio mercantil de commodities
  15. empresas de contabilidad
  16. empresas de servicios públicos
  17. servicios públicos del mercado financiero
  18. vehículos de inversión colectiva
  19. entidades exentas de impuestos
  20. entidades que ayudan a una entidad exenta de impuestos
  21. grandes empresas de explotación
  22. filiales de determinadas entidades exentas
  23. entidades inactivas.

¿Qué información debe declararse?

Las empresas declarantes deben facilitar a la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN) información sobre los beneficiarios finales.

  1. La propia empresa declarante: nombre legal completo, domicilio social, jurisdicción de constitución o registro y número de identificación fiscal (NIF). Las empresas declarantes extranjeras podrán facilitar su número de identificación fiscal extranjero, cuando no dispongan de un TIN estadounidense.
  2. Cada beneficiario efectivo de la empresa declarante y el solicitante de la empresa declarante: nombre legal completo, fecha de nacimiento, calle de residencia o de negocios actual y número de identificación único de un documento de identificación aceptable; cuando no se disponga de un número de identificación estadounidense, se aceptará un pasaporte válido no estadounidense.

¿Quiénes son los beneficiarios finales y las empresas declarantes?

Un beneficiario final es cualquier persona física que, directa o indirectamente, ejerza un control sustancial sobre dicha empresa declarante o posea o controle al menos el 25 % de las participaciones de propiedad de dicha empresa declarante. Es importante destacar que, aunque no haya ninguna persona física con el 25 % de la participación en la propiedad, se espera que al menos una persona con un control sustancial presente el informe.

La norma final añadió aclaraciones que ampliaron significativamente el concepto de titularidad real establecido en la norma de diligencia debida con respecto al cliente. Por ejemplo, una persona que ejerza como alto cargo en la empresa declarante tiene autoridad para nombrar y destituir a altos cargos de la empresa declarante, o ejerce una influencia sustancial sobre decisiones importantes de la empresa y se considera que tiene una forma de control sustancial.

En cuanto a los trustees, la norma final establece tres circunstancias en las que se considerará que los intereses de propiedad mantenidos en fideicomiso son propiedad o están bajo el control de un beneficiario:

  • un beneficiario que sea el único receptor admisible de los ingresos y el capital del fideicomiso, o que tenga derecho a exigir la distribución o retirar la práctica totalidad de los activos del fideicomiso;
  • un trustee del fideicomiso u otra persona con autoridad para disponer de los activos del fideicomiso; o
  • un otorgante o trustee que tenga derecho a revocar el fideicomiso o a retirar de otro modo los activos del fideicomiso.

Cuando se trata de solicitantes de sociedades, el beneficiario final es la persona física que presenta directamente el documento para crear o registrar la sociedad declarante y, cuando hay más de una persona física implicada en dicha presentación, lo define como la persona física que es la principal responsable de dirigir o controlar dicha presentación.

¿Hay sanciones por incumplimiento?

Las sanciones por incumplimiento son severas e incluyen multas y posibles penas de prisión de hasta dos años.

¿Quién tiene acceso a la base de datos de información sobre beneficiarios finales?

La información sobre beneficiarios finales sólo se utilizará para fines autorizados por ley y estará sujeta a protocolos estrictos de uso y seguridad. FinCEN promulgará protocolos adecuados para proteger la seguridad y confidencialidad de dicha información. El uso o la divulgación no autorizados de la información sobre propietarios efectivos pueden ser objeto de sanciones penales y civiles.

¿Cómo puede ayudarle TMF Group?

Contacte a nuestro equipo de servicios de gestión de entidades con sede en EE. UU. para conocer cómo podemos ayudar a su empresa a cumplir sus obligaciones en virtud de la nueva normativa estadounidense sobre UBO, y a mantenerse al día en todos los demás aspectos de la gobernanza de su entidad en EE. UU. Contáctenos hoy mismo y le ayudaremos a comprender y analizar el impacto de los requisitos.

bolivar square and cathedral bogota
Actualización normativa
Beneficiarios finales en Colombia: qué información debe registrar y por qué

El registro del beneficiario final (UBO) es obligatorio en Colombia, y los requisitos no se limitan solo a las empresas.

Explorar tema
tmf-business-district
Actualización normativa
El impulso hacia la transparencia garantiza el cumplimiento

Una mayor transparencia empresarial es el principal impulso de los cambios normativos más recientes. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Unión Europea (UE) buscan tener un mayor control sobre lo que hacen las empresas, y dónde y por qué lo hacen.

Explorar tema