Ir al contenido
Country Leader de TMF Canada
A&T Manager, TMF Group
Director, Real Estate Property Company Services
Publicado
10 julio 2023
Tiempo de lectura
5 minutos

Haciendo negocios en Canadá: cumplimiento fiscal 101

Peace bridge downtown alberta

Para muchas compañías estadounidenses, Canadá puede parecer otro mercado nacional, con una cultura, un idioma y un entorno empresarial muy similares. Sin embargo, es importante prestar atención a algunas diferencias claves, especialmente cuando se trata de cumplir con el esquema de regímenes fiscales federales y provinciales de Canadá.

La perspectiva de crear una empresa en Canadá es muy atractiva para las compañías estadounidenses, sobre todo por la proximidad, las similitudes culturales y los fuertes vínculos comerciales entre ambos países. Sin embargo, por muy parecidas que parezcan estas jurisdicciones, existen claras diferencias en los requisitos contables, fiscales y jurídicos con los que se deben lidiar para cumplir la normativa y evitar posibles multas e intereses.

Uno de los principales obstáculos potenciales para las empresas estadounidenses que operan en Canadá es la complejidad del sistema tributario. El sistema fiscal canadiense se rige por leyes federales y provinciales/territoriales, cada una con su propio conjunto de normativas y requisitos de cumplimiento, tanto para el impuesto sobre las ventas como para el impuesto de sociedades.

La primera diferencia fundamental radica en el régimen canadiense del impuesto sobre las ventas. Las empresas extranjeras deben registrarse y conocer los procesos adecuados del impuesto sobre las ventas cuando operan en Canadá, o se arriesgan a sufrir pérdidas financieras, multas por demora en el pago y cargos por intereses.

Un ejemplo reciente fue el de una empresa cliente que no se dio de alta en el impuesto sobre las ventas durante varios años y se encontró con que debía pagar los impuestos acumulados que no había cobrado a sus propios clientes, así como multas por demora en el pago: un golpe financiero considerable que debería haberse evitado.

Un conjunto de regímenes del impuesto sobre las ventas

La primera diferencia radica en el régimen canadiense del impuesto sobre las ventas. Las organizaciones extranjeras deben registrarse y conocer los procesos adecuados del impuesto sobre las ventas cuando operan en Canadá, o corren el riesgo de sufrir pérdidas financieras, multas por demora e intereses.

Un ejemplo reciente fue el de un cliente que no se dio de alta en el impuesto sobre las ventas durante varios años y se vio obligado a pagar los impuestos acumulados que no había cobrado a sus propios clientes, así como multas por demora en el pago: un golpe económico que debería haberse evitado.

Canadá aplica el Impuesto sobre Bienes y Servicios (GST) a nivel federal a la mayoría de los bienes y servicios, con una tasa estándar del 5 %. Además, las provincias y territorios canadienses también recaudan sus propios impuestos sobre las ventas a tipos variables y de diversas maneras, lo que complica aún más la situación.

Las obligaciones de declaración del impuesto sobre las ventas y los procedimientos de cumplimiento varían en Canadá. La mayoría de las empresas deben presentar periódicamente declaraciones del impuesto sobre las ventas a la Agencia Tributaria de Canadá (CRA), informando del total de ventas, el impuesto sobre las ventas recaudado y los créditos fiscales sobre los insumos. La frecuencia de las declaraciones depende de las ventas anuales de la empresa y del historial de remesas. Las pequeñas empresas disponen de opciones de declaración simplificadas.

La mayoría de las provincias y territorios de Canadá recaudan un impuesto, conocido como impuesto armonizado sobre las ventas (HST), que es una combinación de impuestos sobre las ventas federales y provinciales, y que grava los bienes y servicios prestados a nivel provincial con distintos tipos impositivos. Por ejemplo, el tipo del HST en Ontario es del 13 %, mientras que en Nueva Brunswick, Terranova, Nueva Escocia y la Isla del Príncipe Eduardo es del 15 %.

En estas provincias, se realiza una única declaración combinada GST/HST a la CRA, que muestra todo el GST/HST recaudado y todo el GST/HST pagado en las provincias participantes. Las provincias participantes no exigen declaraciones separadas.

Sin embargo, las provincias de Columbia Británica, Manitoba y Saskatchewan recaudan y administran por separado un impuesto sobre ventas y uso al por menor (PST) de incidencia única más tradicional sobre el suministro (o uso) de la mayoría de los bienes y determinados servicios en las provincias. Las tasas generales del PST son las siguientes Columbia Británica 7 %; Saskatchewan 6 %; y Manitoba 7 %. Hay que presentar declaraciones separadas del PST a las autoridades fiscales provinciales de estas provincias.

Un caso especial es la provincia de Quebec, donde se aplica un impuesto sobre el valor añadido denominado Impuesto sobre las Ventas de Quebec (QST) al suministro de la mayoría de los bienes y servicios en la provincia, así como a determinadas importaciones. El tipo del QST es del 9,975 %, lo que significa que la tasa efectiva combinada para las empresas que venden en Quebec es del 14,975 %. En este caso, es necesario presentar una declaración combinada QST-GST/HST en francés ante un organismo fiscal independiente, Revenu Quebec. En Quebec también es obligatorio que la documentación financiera, incluidas las facturas, esté redactada por defecto en francés.

Diferencias en el impuesto de sociedades

Otro escollo potencial es la variación en el tratamiento del impuesto de sociedades en Canadá.

Canadá aplica un impuesto de sociedades federal (CIT) a un tipo general del 15 %. Además, el CIT provincial se recauda a tipos que varían entre el 8% y el 16 %, y las jurisdicciones más grandes (Ontario, Quebec y Columbia Británica) cobran entre el 11,5 % y el 12 %, lo que significa que los tipos combinados suelen oscilar entre el 26,5 % y el 27 %. En la mayoría de las provincias, las empresas pueden presentar una única declaración de CIT, que combina los impuestos federales y provinciales a la CRA. Sin embargo, en Alberta y Quebec, las empresas también tienen que presentar declaraciones de CIT por separado a la autoridad fiscal provincial.

Las empresas estadounidenses también deben ser conscientes de que pueden estar sujetas tanto al impuesto de sociedades estadounidense como al canadiense. EE.UU. tiene un sistema fiscal mundial, lo que significa que las empresas estadounidenses suelen tributar por sus ingresos globales, independientemente de dónde se obtengan. Canadá tiene un sistema fiscal territorial, lo que significa que las empresas tributan por sus ingresos derivados de fuentes canadienses. Esta diferencia puede dar lugar a complicaciones a la hora de determinar las obligaciones fiscales y puede requerir una planificación cuidadosa para minimizar las obligaciones fiscales.

La estructura empresarial es otra consideración clave. La opción de operar como sucursal o constituirse como empresa en Canadá puede tener importantes repercusiones fiscales, concretamente en los tipos del impuesto de sociedades.

En general, las empresas tienen que asegurarse de que sus sistemas contables, y especialmente su sistema de planificación de recursos empresariales (ERP), están configurados para calcular y cargar correctamente los impuestos correctos a sus clientes, en función de su provincia. Del mismo modo, los sistemas deben configurarse adecuadamente para asignar los costes de compra a la cuenta fiscal correcta, de modo que se pueda reclamar la cantidad adecuada de impuestos, por ejemplo.

Es esencial que las empresas estadounidenses entiendan los matices de los sistemas contables, fiscales y jurídicos canadienses, quizás con ayuda profesional, antes de establecerse. No es tan sencillo como extender las prácticas estadounidenses al panorama canadiense. Con una preparación adecuada, un buen asesoramiento y medidas de cumplimiento apropiadas, las empresas estadounidenses pueden garantizar una transición sin problemas al mercado canadiense.

TMF Group puede ayudarle

Para obtener más información sobre cómo TMF Group puede ofrecer servicios de contabilidad y cumplimiento fiscal a medida para empresas extranjeras que hacen negocios en Canadá, contáctenos hoy mismo.

The streets of Mexico City light up at night
Hacer negocios en
Lo que hay que saber sobre el resurgimiento del nearshoring en México

Gracias a su proximidad a EE.UU., sus sólidas capacidades de fabricación, su fuerza laboral calificada, su rentabilidad, la resistencia de su cadena de suministro y sus acuerdos comerciales, México está a la cabeza de las nuevas inversiones en nearshoring (la práctica de establecer o trasladar operaciones empresariales subcontratadas cerca de los mercados nacionales).

Explorar tema
Hacer negocios en
Nearshoring en México: el conocimiento local hace la diferencia

México es un destino de nearshoring atractivo para empresas extranjeras que buscan establecer operaciones de fabricación y suministro para atender a América del Norte y América Central.

Explorar tema