Ir al contenido
Publicado
22 septiembre 2022
Tiempo de lectura
7 minutes

GBCI 2022: gestión de entidades y complejidad corporativa

Businessman Builds a Tower

El Índice Global de Complejidad Corporativa 2022 de TMF Group explora 292 indicadores diferentes relacionados con la complejidad corporativa. Nuestro análisis abarca tres áreas fundamentales de la administración de empresas y asigna una puntuación global de complejidad a cada una de las jurisdicciones evaluadas.

Este artículo se centra en la tercera de esas tres áreas claves de la empresa, la gestión global de entidades. A continuación analizamos algunos de los resultados del Índice Global de Complejidad Corporativa (GBCI) de este año, junto con los comentarios de nuestros expertos en la materia.

Echaremos un vistazo cronológico a los retos a los que se enfrentan las empresas a la hora de crear una entidad jurídica, operar en una jurisdicción extranjera y retirarse de ella.

En la actualidad, los principales impulsores del aumento de la complejidad son la introducción de nueva legislación (principalmente centrada en la reglamentación), la mejora de los requisitos de información y el aumento de los niveles de exigencia, como el endurecimiento de los plazos. También consideraremos cómo ha afectado el covid-19 a la práctica, examinando ejemplos en los que la pandemia ha detenido la constitución de empresas, junto con jurisdicciones que se han adaptado rápidamente mediante la digitalización y la racionalización de los procesos operativos.

Cuando el covid-19 llegó por primera vez, vimos una suspensión inicial de la expansión empresarial y una ralentización del establecimiento de nuevas entidades. Cuando las empresas estaban preparadas para reanudar sus planes de expansión, por lo general se encontraban con que el proceso de constitución era mucho más largo. La pandemia también ha tenido un impacto negativo en el interés por los acuerdos de nuevas entidades, ya que muchos quieren ver cómo se acomodan las cuestiones en la “nueva normalidad” antes de comprometerse a tomar decisiones.

La constitución de una empresa tarda un mes en promedio

En la actualidad, a nivel mundial, la constitución de una empresa privada tarda un mes en promedio. A nivel regional, los plazos de constitución son más largos en las jurisdicciones sudamericanas. Por ejemplo, en Venezuela, Guatemala y la República Dominicana, la constitución de una empresa privada suele tardar más de tres meses. En EMEA, el proceso es mucho más rápido, ya que tarda menos de un mes en promedio.

Abrir una cuenta bancaria desde el extranjero puede retrasar la preparación operativa

Para las empresas extranjeras, el procedimiento de apertura de una cuenta bancaria puede añadir retrasos significativos a la preparación operativa. Esto puede llevar más tiempo en las jurisdicciones alineadas con las directivas de la UE contra el blanqueo de capitales, ya que la estricta normativa exige documentación adicional que puede llevar tiempo reunir y verificar. En países como Italia, parte de esta documentación debe presentarse en persona, y el retraso provocado por la pandemia hace que los plazos de las citas sean máximos.

El tiempo promedio que se tarda en abrir una cuenta bancaria desde el extranjero está aumentando. En 2020, este proceso tardó más de un mes en sólo el 35 % de las jurisdicciones. En 2021 aumentó al 43 %, y ahora se sitúa en el 55 %. Esperar más de un mes para abrir una cuenta bancaria empresarial añade un retraso significativo al inicio de las operaciones.

A nivel regional, la apertura de una cuenta bancaria desde el extranjero lleva mucho más tiempo en América del Norte y EMEA, mientras que sigue siendo más rápida en América del Sur, a pesar de que se ha duplicado el porcentaje de jurisdicciones que tardan más de un mes de 2020 a 2022.

Los nuevos requisitos de cumplimiento hacen que las operaciones en curso sean más difíciles

Se ha producido un aumento constante de la nueva legislación relacionada con el cumplimiento, lo que hace que las operaciones en curso sean más difíciles. En los países miembros de la OCDE siguen aumentando los requisitos de transparencia, con niveles de legislación anticorrupción o contra la evasión de impuestos. Los órganos de gobierno también se están volviendo más rigurosos en cuanto a la rapidez con la que las empresas deben presentar la documentación, o la profundidad de la información que debe proporcionarse.

Los requisitos más estrictos incluyen la necesidad de que personas calificadas preparen los cambios corporativos o las presentaciones legales a las autoridades locales, en nombre de la entidad legal. Esto se exigió en el 37 % de las jurisdicciones en 2020, aumentando al 45 % en 2021, y al 48 % en 2022. En las Islas Vírgenes Británicas, por ejemplo, las empresas están obligadas a designar un agente registrado para que gestione los trámites legales. Este mayor rigor conlleva una mayor responsabilidad, ya que el uso de personas calificadas significa que las autoridades pueden imponer multas u otras sanciones si se considera que las presentaciones son incorrectas o están incompletas.

Aumenta la responsabilidad personal de los directivos

Los directores de empresas privadas también son cada vez más responsables. En los últimos tres años, la responsabilidad personal ha aumentado constantemente, pasando del 86 % de las jurisdicciones en 2020, al 88 % en 2021, y al 92 % este año.

Sin embargo, la India ha adoptado un enfoque alternativo. La India renunció a la responsabilidad personal de los directores, por considerar que la eliminación de estos castigos promoverá una mayor transparencia.

El enfoque del covid-19 polariza las jurisdicciones

El covid-19 ha supuesto una enorme disrupción en los procesos de la gestión global de entidades desde principios de 2020, y las jurisdicciones han tendido a ir en una de las dos direcciones. Por un lado, algunas han pasado a un modelo de entrega más digitalizado y racionalizado. Algunas prácticas anticuadas pueden haber sido eliminadas, sustituidas o flexibilizadas. En Canadá, por ejemplo, se han relajado los requisitos en torno a las formalidades, como las firmas con tinta en los documentos legales, ya sea porque las personas estaban confinadas o no tenían acceso a una impresora en su casa. A favor, hemos visto la creciente aceptación de los documentos que se envían electrónicamente. Así que, en efecto, la pandemia ha hecho que algunos procesos tarden menos, al haberse simplificado gracias al poder de la digitalización acelerada.

Por otro lado, algunas jurisdicciones no están tan bien preparadas para apoyarse en los procesos digitales y/o están menos abiertas a hacer este cambio. Por ello, los procesos se han retrasado significativamente, ya que las oficinas físicas han estado cerradas durante períodos de tiempo o han funcionado con poco personal. Por ejemplo, en México los plazos para las citas en los registros aumentaron exponencialmente durante el apogeo de la pandemia. Las jurisdicciones que entran en este campo siguen sufriendo los efectos continuos de las demoras.

El ámbito jurídico es uno de los últimos bastiones que se resiste a abrazar la digitalización, ya que está muy apegado al papel, a las firmas en tinta, a los timbres y a los sellos. Es probable que la pandemia sirva para poner de manifiesto ante los gobiernos y los organismos jurídicos que los negocios se seguían llevando a cabo sin estos requisitos formales. Es probable que las prácticas digitales que se han impuesto por necesidad durante la pandemia estén aquí para quedarse, ya que siguen facilitando los procesos.

Los procesos de disolución también se extienden

El tiempo de disolución de una empresa ha seguido aumentando, tardando más de siete meses en promedio en 2022, habiendo aumentado año tras año desde 2020. Al desglosar este dato por regiones, los tiempos promedio de disolución son más largos en América del Sur (9,3 meses) y APAC (8,8 meses), mientras que el proceso dura algo más de seis meses en América del Norte y EMEA.

En resumen, la pandemia paralizó las nuevas constituciones de empresas en muchas jurisdicciones. Cuando las empresas estuvieron listas para reanudar su expansión, el proceso de constitución de entidades y de apertura de cuentas bancarias tardó generalmente mucho más tiempo. Mientras que algunas jurisdicciones se enfrentaron a un enorme retraso y a la capacidad reducida de las autoridades pertinentes, otras adoptaron el proceso de digitalización y, como tal, tienen ahora una nueva ventaja competitiva. Junto a esta polarización, hemos visto otros factores en juego, como las nuevas normativas y el aumento de la severidad de los requisitos. La pandemia aún no ha terminado, y seguiremos viendo cómo evoluciona el panorama de la constitución y el funcionamiento empresarial en los próximos años.

El Índice Global de Complejidad Corporativa

El GBCI 2022 proporciona un visión general confiable de la complejidad de establecer y operar negocios en todo el mundo. Explora los factores que contribuyen al éxito o fracaso de los negocios internacionales, centrándose en la operación en mercados extranjeros, y describe los temas claves que se presentan en la escena global y sus respectivas complejidades locales en 77 jurisdicciones.

Explore las clasificaciones, los análisis y las tendencias globales del GBCI para ayudarle a encontrar su camino hacia el crecimiento, en medio de la complejidad del cumplimiento de las normas empresariales.

Para descargar y leer el informe completo, visite hoy mismo el Hub del Índice Global de Complejidad.

Para saber más sobre los impulsores de la complejidad corporativa en las jurisdicciones que le interesan, ¿por qué no explora nuestro Complexity Insights Dashboard?

Índice Global de Complejidad Corporativa (GBCI)
GBCI 2022: complejidad corporativa en Asia-Pacífico

Información del GBCI 2022 de TMF Group. Analizamos la región de Asia-Pacífico y examinamos qué es lo que impulsa la complejidad o la simplicidad en la región.

Explorar tema
Two male colleagues in a meeting presenting a financial planning on papers with laptop and smartphone on work desk
Índice Global de Complejidad Corporativa (GBCI)
GBCI 2022: complejidad en materia de contabilidad e impuestos

El Índice Global de Complejidad Corporativa 2022 de TMF Group explora 292 indicadores diferentes relacionados con la complejidad corporativa. Nuestro análisis abarca tres áreas fundamentales de la administración de empresas y asigna una puntuación global de complejidad a cada una de las jurisdicciones evaluadas.

Explorar tema


Expanda su negocio de manera eficiente a nivel internacional

Contáctenos para saber cómo podemos ayudar a su organización a crecer en un mundo complejo.

Contáctenos Contáctenos