Ir al contenido
Publicado
22 abril 2024
Tiempo de lectura
10 minutos

Haciendo negocios en Alemania

Alemania ha sido durante mucho tiempo la superpotencia económica de Europa y una de las mayores economías del mundo, a pesar de tener una tasa de crecimiento decreciente en los últimos años.

Con una amplia gama de exportaciones muy demandadas y un entorno comercial estable, hacer negocios en Alemania ofrece un enorme potencial a los inversores. Sin embargo, el país también tiene complejos requisitos burocráticos que pueden dificultar considerablemente la constitución de una empresa.

Acerca de Alemania

Alemania, oficialmente la República Federal de Alemania, está firmemente establecida como potencia económica de Europa, con una economía que es a la vez la mayor y más poderosa del continente.

El país está formado por 16 estados (conocidos como Bundesländer), incluida la ciudad-estado de Berlín, sede del gobierno y capital federal de la nación.

A pesar de un descenso de la tasa de crecimiento económico en los últimos años, Alemania sigue siendo la cuarta economía mundial en términos de PIB nominal y es el tercer exportador, por detrás de Estados Unidos y China, especializado en bienes tecnológicos avanzados en los sectores del automóvil, la maquinaria, la electrónica y los productos farmacéuticos.

Alemania es también el país más poblado de la Unión Europea (UE), lo que la convierte en uno de los mayores actores del mercado inmobiliario. Con un PIB per cápita de casi 50.000 dólares, se sitúa entre el 10 % de los países más poblados del mundo, por lo que es un mercado sumamente atractivo para los inversores extranjeros.

Alemania es miembro de organizaciones intergubernamentales clave, como la Unión Europea (UE), la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Los inversores extranjeros que busquen consejos para hacer negocios en Alemania encontrarán excelentes oportunidades en el mercado alemán, donde la población disfruta de un alto nivel de vida con un amplio poder adquisitivo y acceso a un sólido sistema de bienestar.

Datos de interés

  • En 2023, Alemania tenía un PIB de 4,43 mil millones de dólares (Statista).
  • Moneda - Euro (signo: €; código: EUR).
  • Idioma - alemán (oficial), con más del 95 % de la población hablando alemán estándar o un dialecto del alemán como primera lengua.
  • Tipo de gobierno - república federal con un sistema parlamentario. El Canciller es el Jefe de Gobierno, mientras que el Presidente desempeña funciones representativas y constitucionales.
  • Población - 83,26 millones (Worldometer, enero de 2024).
  • Capital del país: Berlín.
  • Sectores clave: automoción, energía, sanidad, industria manufacturera, química, farmacéutica y tecnología médica, comercio minorista y consumo, TMT, transporte y logística.
  • Ciudades clave: Berlín, Fráncfort, Múnich, Colonia, Hamburgo, Stuttgart, Düsseldorf, Dortmund, Essen, Leipzig.

Alemania ocupa el puesto 25 del mundo por la complejidad de su entorno empresarial en el Índice Global de Complejidad Corporativa 2023 de TMF Group, subiendo desde el puesto 20 en 2022. Esta clasificación relativamente alta se debe a los complejos requisitos de procedimiento establecidos por el intrincado sistema burocrático del país para todas las nuevas entidades.

Por lo tanto, las empresas que deseen saber cómo hacer negocios en Alemania deben asegurarse de que conocen a fondo las normas y reglamentos y cómo pueden variar de una ciudad a otra.

Ventajas al hacer negocios en Alemania

Alemania es una de las economías comerciales más estables del mundo, que ofrece a los inversores extranjeros un marco económico y político seguro y bien desarrollado. El país tiene un sólido sistema jurídico con protecciones gubernamentales que permiten a las empresas salvaguardar su propiedad industrial e intelectual.

La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) ha clasificado a Alemania como mercado de renta alta, lo que la hace especialmente atractiva para las empresas que buscan aprovechar el poder adquisitivo en Europa. Según la OCDE, Alemania obtiene una puntuación de 8,9 sobre 10 en disponibilidad de empleo y salarios y de 8 sobre 10 en conciliación de la vida laboral y familiar.

Las empresas que deseen hacer negocios en Alemania encontrarán una amplia gama de industrias listas para la inversión y conocidas por su enfoque innovador de la producción y el uso avanzado de la tecnología. Desde la fabricación de automóviles y productos farmacéuticos hasta la alimentación y la cerveza, Alemania ha sido durante décadas el principal exportador de la UE tanto en calidad como en volumen de productos, lo que ofrece excelentes oportunidades a las empresas que desean expandirse en Europa.

Algunas de las ventajas de hacer negocios en Alemania son las infraestructuras bien desarrolladas y fiables del país, con fácil acceso a carreteras, electricidad, agua y telecomunicaciones, así como un sistema de transportes de última generación. Gracias a la digitalización, la flexibilidad de las condiciones de trabajo ha aumentado considerablemente, lo que ha mejorado aún más la conciliación de la vida laboral y familiar de los empleados. El acceso generalizado del país a la banda ancha de alta velocidad lo hace ideal para las empresas que desean expandirse utilizando trabajadores internacionales a distancia.

El gobierno alemán fomenta la inversión extranjera y ofrece diversos programas de incentivos y vías de financiación pública para ayudar a compensar los costos de expansión. Las subvenciones en metálico GRW permiten a las empresas reducir hasta un 40 % el costo de establecimiento de nuevas instalaciones mediante incentivos en metálico proporcionados a través de las subvenciones. Hay subvenciones disponibles para determinadas áreas de investigación y desarrollo, como préstamos con reducción de intereses. La Agencia Federal de Empleo alemana ofrece una serie de programas de incentivos laborales para las empresas que deseen ampliar su plantilla en el país.

El gobierno también ha desarrollado su estrategia nacional de datos con el objetivo de impulsar el crecimiento sostenible y facilitar la innovación económica y social. Esta estrategia abarca los principales sectores económicos y múltiples etapas de la cadena de valor de los datos y es la contribución de Alemania a la visión más amplia de Europa de una futura sociedad de los datos.

En general, las ventajas de hacer negocios en Alemania son numerosas y superan con creces los inconvenientes que las empresas pueden experimentar al lidiar con el complejo sistema burocrático.

Hacer negocios en Alemania: la cultura

La cultura empresarial en Alemania ha experimentado una rápida evolución en los últimos 50 años. En el pasado, el lugar de trabajo estaba formado mayoritariamente por hombres alemanes. Hoy, la fuerza laboral está compuesta por hombres y mujeres de diversas etnias y orígenes culturales. Aunque esta progresión ha hecho que el país ascienda hasta el puesto 11 en el Índice de Igualdad de Género de la UE (Stastista, 2022), sólo el 17,5 % de los puestos ejecutivos de las 100 empresas más importantes están ocupados por mujeres (Stastista, 2023). La actual diferencia salarial entre hombres y mujeres en Alemania es del 18 %, lo que demuestra aún más la necesidad de un desarrollo continuo para ofrecer igualdad de oportunidades en el lugar de trabajo.

Desde 1972, la tasa de mortalidad en Alemania ha sido sistemáticamente superior a la de natalidad. A pesar de la afluencia de inmigrantes desde los años sesenta, este descenso natural de la población en las últimas cinco décadas ha repercutido en el lugar de trabajo actual, creando retos como el envejecimiento de la población y la escasez de mano de obra calificada.

La cultura empresarial alemana se caracteriza por la planificación, la organización y el perfeccionismo, reflejo de los valores fundacionales de orden y profesionalidad de la nación. Las relaciones comerciales tienden a ser bastante formales, y la mayoría de las empresas funcionan bajo una jerarquía vertical.

Al negociar acuerdos comerciales, es importante que los inversores extranjeros cumplan las expectativas sociales, como ser puntuales y fiables. Dado que la transparencia es un aspecto valorado de la cultura empresarial en Alemania, la corrupción es poco común, y los acuerdos suelen ser justos y rara vez se modifican en el último minuto.

Un factor que afecta favorablemente a la cultura empresarial en Alemania es el sólido sistema de apoyo gubernamental a los empleados. El sistema obligatorio de seguridad social proporciona jubilación, desempleo, cuidados de larga duración y seguro médico. Por lo general, empresarios y trabajadores cotizan a partes iguales al fondo. Sin embargo, los empleados que ganan más de un determinado umbral pueden renunciar a las prestaciones sanitarias y de cuidados de larga duración en favor de contratar una cobertura con una compañía de seguros privada.

Impuestos y normas en Alemania

Los inversores que deseen hacer negocios en Alemania pueden contar con una serie de incentivos. Como miembro de la UE, Alemania tiene una normativa transfronteriza favorable, con exenciones de impuestos y derechos de importación para todas las mercancías que circulan por el país procedentes de otros Estados de la UE. Las mercancías importadas de países extracomunitarios que escasean en la UE están sujetas a una exención total de derechos.

Aunque Alemania ofrece muchos incentivos fiscales, las entidades que se expandan por el país tendrán que navegar por un arduo sistema tributario y una compleja normativa burocrática. Las empresas están sujetas a 14 impuestos empresariales diferentes que deben abonarse en nueve pagos al año, lo que requiere una media de 218 horas de tiempo empresarial (Banco Mundial, 2021). El proceso de registro de una nueva empresa y de obtención de los permisos y licencias necesarios también es largo y enrevesado.

Las empresas que operan en Alemania están sujetas a dos impuestos principales: el impuesto de sociedades y el impuesto sobre actividades económicas. En la actualidad, el tipo del CIT es del 15 %, aunque también existe un recargo de solidaridad (Solidaritätszuschlag) del 5,5 % sobre el CIT que se introdujo en 1991 para ayudar a sufragar el costo de la reunificación alemana. El impuesto sobre actividades económicas es el impuesto municipal alemán y varía de una ciudad a otra, con una media de entre el 14 % y el 17 % en las grandes ciudades. El tipo impositivo combinado que las empresas pueden esperar pagar ronda el 30 %.

Los pequeños empresarios residentes en Alemania están exentos del IVA si su facturación total no supera los 22.000 euros en el ejercicio anterior y no se espera que supere los 50.000 euros en el ejercicio en curso.

A medida que las normativas y directivas empresariales internacionales se han ido adoptando más ampliamente, los requisitos y normativas locales en Alemania han aumentado para adaptarse a ellas, lo que a su vez ha hecho que el entorno empresarial del país sea más complejo de negociar.

RR.HH. y nómina en Alemania

Las empresas que deseen hacer negocios en Alemania pueden estar seguras de contar con una legislación laboral claramente definida y sólida que ofrece una excelente protección a los empleados, pero que también puede crear complejidades a la hora de establecer la nómina.

El empleo se rige por varias legislaciones, como el Código Civil, entre otras, para los contratos de trabajo, la Ley de Constitución de la Empresa, que constituye la base jurídica de los derechos y obligaciones del comité de empresa, y la Ley de Convenios Colectivos, que regula los convenios colectivos.

Las empresas deben facilitar por escrito las condiciones esenciales de empleo, firmarlas y entregar una copia al trabajador. Los contratos de trabajo pueden ser indefinidos o de duración determinada. Existen normas estrictas para los contratos de duración determinada, que pueden prolongarse hasta un máximo de dos años sin una razón objetiva.

Un factor central de la legislación laboral alemana es el de los convenios colectivos, en virtud de los cuales los trabajadores de un determinado sector pueden negociar los salarios y las condiciones de trabajo como colectivo y no de forma individual dentro de su empresa. Las partes de los convenios colectivos son los empresarios o las asociaciones empresariales, por parte de los empresarios, y los sindicatos, por parte de los trabajadores.

Además, las empresas que emplean a cinco o más trabajadores deben permitir a sus empleados formar un comité de empresa, cuyo tamaño depende del número total de empleados.

En 2014, Alemania introdujo por primera vez un salario mínimo por hora para evitar que la gente tenga dificultades para llegar a fin de mes a pesar de trabajar. Esta base también ayuda a prevenir la pobreza en la vejez y anula la necesidad de crear prestaciones sociales adicionales.

El salario mínimo vigente en Alemania a 1 de enero de 2024 es de 12,41 euros por hora (Indicador Salarial, 2024).

Los extranjeros que no pertenecen al Espacio Económico Europeo (EEE) deben obtener un permiso de residencia y otro de trabajo para vivir y trabajar en Alemania. La tarjeta azul de la UE es un proceso simplificado de permiso de trabajo que se ofrece a personas calificadas que ganan un nivel específico de salario y que tienen un título universitario reconocido y un contrato de trabajo local.

Comenzar un negocio en Alemania

Alemania tiene una cultura de creación de empresas excepcionalmente fuerte, ocupando el séptimo lugar de 202 países por la fortaleza de sus sistemas de creación de empresas (Start Up Blink, 2023). Berlín y Múnich son las mejores ubicaciones para crear una empresa en Alemania, con Hamburgo avanzando a un cercano tercer puesto en los últimos años. Berlín es el centro neurálgico de la tecnología financiera, mientras que en Múnich la atención se centra en las empresas B2B y de hardware.

A pesar de las numerosas ventajas disponibles, los inversores extranjeros que deseen crear una empresa en Alemania deberán conocer a fondo los procedimientos necesarios.

Hay una serie de obstáculos que pueden ser difíciles de sortear, en gran parte debido a los complejos requisitos burocráticos de Alemania. El Informe Doing Business 2020 del Banco Mundial clasificó al país en el puesto 125 de 190 economías en cuanto a dificultad para crear una empresa, otorgándole una puntuación alta por su bajo costo de establecimiento y su eficiencia, pero una puntuación significativamente más baja por sus complicados procedimientos.

Las empresas que se constituyen en Alemania deben cumplir una larga lista de requisitos. Por ejemplo, las nuevas empresas deben registrarse en las oficinas locales de impuestos y comercio, la cámara de comercio local, el registro mercantil y cualquier organización profesional o sectorial pertinente.

TMF Group le ayuda a establecerse en Alemania cumpliendo la normativa local más reciente. Nuestros expertos locales le ayudarán con la expansión y el crecimiento continuo de su empresa.

Preguntas frecuentes

1. ¿Cuáles son los riesgos de hacer negocios en Alemania?

Crear una empresa en Alemania puede ser todo un desafío debido a la complejidad de los trámites burocráticos. Las empresas deben superar procedimientos lentos y lidiar con un complicado sistema fiscal que exige a los empleados dedicar un número considerable de horas de trabajo para cumplir la normativa.

2. ¿Cuál es la cultura empresarial en Alemania?

Los alemanes valoran el orden, la planificación y el profesionalismo. Las empresas que se establecen en Alemania deben respetar sus valores empresariales más arraigados, como ser siempre puntuales y fiables. Las reuniones de negocios, especialmente en las fases iniciales, suelen ser formales y siempre hay que dirigirse a los ejecutivos con su título. Las empresas que presenten propuestas deben ir totalmente preparadas y esperar que se examinen todos los aspectos del proyecto.

3. ¿Cuáles son los costos de hacer negocios en Alemania?

La constitución de una sociedad de responsabilidad limitada (GmbH) cuesta aproximadamente 800 euros.

4. ¿Cuáles son las ventajas de hacer negocios en Alemania?

Alemania es una de las economías comerciales más estables del mundo y ofrece a los inversores extranjeros una infraestructura bien desarrollada y un marco político seguro. El sólido sistema jurídico del país garantiza que las empresas estén protegidas por las numerosas leyes corporativas y tengan la capacidad de hacer valer rápidamente sus derechos. Alemania es también el tercer exportador mundial y cuenta con una población de renta alta y excelente nivel de vida, lo que permite a las empresas aprovechar un importante poder adquisitivo tanto dentro del país como en la UE.

5. ¿Cómo es hacer negocios en Alemania?

Hacer negocios en Alemania suele considerarse seguro y relativamente sencillo, siempre que se conozcan a fondo la legislación y la normativa aplicables. La economía del país, amplia y diversa, se apoya en trabajadores altamente calificados, un entorno social positivo y una historia de innovación y desarrollo sin igual.

Obtenga más información sobre comenzar un negocio en Alemania

Solicite nuestra guía para hacer negocios en Alemania. Solicitar perfil de país.

Hacer negocios en
Haciendo negocios en EE. UU.

Si bien Estados Unidos es una tierra de oportunidades, existen muchos desafíos y consideraciones con las que las empresas deben familiarizarse al iniciar su actividad comercial en el país.

Explorar tema
Hacer negocios en
Haciendo negocios en India

La reciente liberalización económica de la India está abriendo el mercado, pero persisten algunos desafíos. Obtenga más información sobre cómo hacer negocios en la India.

Explorar tema


Expanda su negocio de manera eficiente a nivel internacional

Contáctenos para saber cómo podemos ayudar a su organización a crecer en un mundo complejo.

Contáctenos Contáctenos